READ IN: English

Sucedió hace un tiempo, cuando escuché a mis espaldas “aquí está la skinny legend”. Era un grupo de chicas, más jóvenes que yo. Conocía la expresión skinny legend, la había oído más de una vez en las stories de Instagram de mis amigos o gente que simplemente seguía. Pero hubo algo que me descolocó al escucharlo en ese grupo. Haciendo análisis después de un tiempo, me di cuenta de que solo estaba acostumbrada a la utilización de la expresión en mis círculos o en el móvil, ese skinny legend me confundió porque vi en esas chicas a mi grupo de amigos. Pensé entonces que quizá, en unos años, pudiéramos buscar skinny legend en un diccionario.

El origen del término skinny legend según la página Know Your Meme es incierto. Sí se sabe que una de las primeras publicaciones en incluir la expresión fue de un usuario de Twitter en 2015 refiriéndose a Christina Aguilera. Desde entonces se ha generalizado su uso, y lo más llamativo, su significado. El término condensa una carga de significado e información que sería casi imposible de explicar a alguien que no haya estado en contacto con las redes sociales estos últimos años. Podemos hablar de un nuevo lenguaje; más preciso, pues existen términos casi para todo, con mucha carga de información, y sobre todo, global.

Otro ejemplo sería el vídeo de Cardi B hablando del Coronavirus, que no se viralizó por la información que la cantante daba de la pandemia, sino por la carga de espectáculo con la que transmite su speech. Si pensamos en coronavirus, a más de uno nos sale una pequeña Cardi B en el cerebro gritando la palabra. Pero una cosa hay que dejar clara, el coronavirus y el coronavirus dicho por esa pequeña Cardi B no son lo mismo. Se trata de un concepto más amplio, lleno de referencias tanto a la incertidumbre que se estaba viviendo en el momento, como a la propia personalidad de la rapera, pero sobre todo, plagado de humor. El humor tiene un doble filo; es un vehículo de comunicación muy potente, pero también banaliza, lo que puede llegar a ser peligroso. No niego que al tiempo hay que ponerle buena cara, pero sí que hay que ser consciente de que el humor puede desviar nuestra atención, haciendo que muchas veces no seamos conscientes de la realidad más allá del chiste que utilizamos para definirla.

Este fenómeno no es tan simple como que utilicemos unas cuantas palabras que hemos visto en Instagram o Twitter, va más allá, es la propia evolución del lenguaje y nosotros estamos siendo testigos y promotores de ella. El nuevo lenguaje es propio de la era de los medios de comunicación y por tanto se comporta como ellos; su difusión es veloz y se convierte rápidamente en lenguaje obsoleto.

Todo cambia a una velocidad vertiginosa hoy en día, también nuestra forma de comunicarnos. Tratando este tema no puedo dejar de imaginarme cómo serán los diccionarios del futuro, cuando todas estas variaciones ya sean cosa del pasado. Pienso en grandes volúmenes llenos de términos que para explicarlos necesiten varias hojas. También me imagino a un señor con pipa hablando del fenómeno skinny legend. Aunque no tengo tan claro que en el futuro quepan los grandes volúmenes y los señores con pipa.