READ IN: English

¿Cansado del mismo ambiente de siempre? ¿Te gustaría encontrar tu bar de confianza de una vez por todas? Estás en el sitio correcto. Desde el equipo de HIGHXTAR. nos encargamos de recolectar los mejores locales donde tomarte un café o, si estás en el mood, ¿por qué no un Gin Tonic?

Libertine de Casa Bonay

Libertine es lo que buscábamos en Barcelona pero no encontrábamos. Un sitio donde puedes tomar una taza de café, trabajar, disfrutar de una comida sin pretensiones, tener una cita o disfrutar de una cena con un cóctel. Por la tarde, el bar que pertenece al hotel Casa Bonay se transforma en un cóctel, donde encontrarás una larga lista de vinos naturales, cervezas artesanas y cócteles. Además, durante el fin de semana, Libertine acoge a algunos de los mejores talentos musicales de la ciudad para hacerte disfrutar.

Gran Vía de les Corts Catalanes, 700

Soho House

La cadena de clubs privados más deseada del mundo está ubicado en el antiguo palacete del siglo XIX en la Plaça del Duc Medinaceli y vistas al Port Vell. En Soho House puedes disfrutar de muchas ofertas como su balneario, su piscina cubierta, sus lujosas habitaciones, su gimnasio… y como no, su comida. En este club podrás disfrutar de la mejor comida mediterránea con toques vanguardistas, tanto en su azotea como en el Square Bar. Lugar lleno de sofás y reservados para relajarse en torno de su barra con encimera de mármol.

Plaza del Duc de Medinaceli, 4

33 45

33 45 es un multiespacio donde se puede desayunar, comer, cenar, tomar café mientras disfrutas de una exposición, relajarte en sus sofás a leer, tomar unas copas a cualquier hora del día, siempre acompañados de buena música. El bar cuenta con dos espacios y diferentes ambientes al más puro estilo industrial mezclado con lámparas de diseño y muebles vintage. No puedes dejar de pasar y probar sus maravillosas cakes caseras, sus deliciosos bocadillos y ensaladas, la crema del día, sus Gin Tonics de sabores y su increíble carta de cócktails.

Calle Joaquín Costa, 4

Madame Jasmine

Hace 11 años que Patrice Rondo y Rodrigo Van Zeller pusieron en marcha el Madame Jasmine en el barrio Chino. Se dice que en el local funcionó una vez un burdel: los dueños ni confirman ni desmienten. Carteles pop retocados, tapizados exóticos y una tenue iluminación difuminan los rostros al sonido de Bambino, Rocío Jurado o Carmen de Mairena. En este bar puedes tomarte algo mientras disfrutas de uno de sus shows o tomar el mejor almuerzo del mundo.

Rambla del Raval, 22

Cany Darling

Todo empezó con un viaje a Berlín: fue allí donde sus fundadores, Javier Meneses y Alex Schoihet, dieron a luz al concepto el Candy Darling Bar, un espacio amable de ocio y liberación queer. Este bar es un lugar ideal para ir a probar lo que ellos llaman un bikini darling, con como «Pastrami Queer», «Naturista» o «Versátil», pero también para disfrutar de los espectáculos drag, circo y burlesque o de las muestras de arte queer que habitan en el espacio.

Gran Vía de les Corts Catalanes, 586

Newsletter