READ IN: English

Mientras la moda se celebraba en las pasarelas de Milán, la guerra estallaba en Ucrania y lo llenaba todo de sangre. Los días posteriores a la invasión se sucedían con redes sociales inundadas de desfiles de moda y memes sobre la guerra. Una aparente disociación y frivolidad ante el horror que fue diluyéndose a medida que la industria de la moda fue pronunciándose al respecto, utilizando su poder de influencia para apoyar al pueblo ucraniano y presionar a Rusia.

El debate que se ha activado en el sistema es si la moda está haciendo lo suficiente o no al respecto. Pues se considera que las marcas deberían mostrar su compromiso con una posición moral consistente, cerrando sus tiendas rusas y negándose a enviar productos a Rusia desde sus tiendas online.

La gran labor aquí sería donar dinero a organizaciones benéficas que apoyasen al pueblo ucraniano y ofreciesen ayuda humanitaria como Cruz Roja Ucrania, United Help Ucrania y Nova Ucrania. Éstas se encargan de proporcionar refugios de emergencia, productos de higiene o suministros médicos a aquellos que lo necesiten.

ACTOS SOLIDARIOS

Sin embargo, infinidad de marcas como minoristas están apoyando la causa dejando de procesar pedidos online como Nike, deteniendo sus ventas en el país. Una poderosa acción que ha llevado a cabo asimismo Yoox Net-a-Porter Group como consecuencia del conflicto.

Paralelamente, en su web rusa, Farfetch acabó desactivando el envío de pedidos, mientras adidas lo hacía con su asociación con la Unión de Fútbol de Rusia, poniendo fin a una larga relación iniciada en 2008.

Más allá del hecho de bloquear esos envíos, otras firmas como Nanushka se han comprometido firmemente a apoyar a Ucrania, anunciando su colaboración con la organización benéfica Orden de Malta; ayudando a proporcionar alimentos, ropa, refugio y transporte a los ucranianos que emprendan su éxodo a Budapest. Asimismo, está trabajando en un programa para ayudar a empresas de moda ucranianas a mantenerse a flote.

Firmas de lujo como Gucci y Balenciaga mostraron asimismo su apoyo a Ucrania con publicaciones y comunicados en Instagram, así como haciendo donaciones que asisten a los menores y a los refugiados de Ucrania que se ven forzados a huir del país. MISBHV, por su parte, lanzaba una colección el 28 de Febrero de la que donaba el 100% de sus ganancias a UNICEF para asistir la crisis en Ucrania.

La conmoción y empatía con el pueblo ucraniano también la experimentaron desde Condé Nast, y su director general Roger Lynch, anunciando que la empresa de medios de comunicación donaría una gran suma de dinero al Comité Internacional de la Cruz Roja y a su Fondo de Emergencia para Ucrania. Desde luego, la moda no acabará con la guerra, pero toda acción solidaria suma.

Newsletter