READ IN: English

Científicos japoneses han diseñado una mascarilla que brilla en la oscuridad si ha estado en contacto directo con el virus. Se trata de una forma fácil y rentable de detectar la infección y de realizar pruebas de COVID-19.

La investigación comenzó el pasado mes de febrero, cuando el equipo de Tsukamoto inyectó -de forma benigna- partículas del virus en hembras de avestruz. El objetivo era analizar los anticuerpos extraídos de los huevos que los animales pusieron, para posteriormente integrarlos en un tinte fluorescente. Cuando dicho tinte se rocía en una mascarilla diseñada con filtros especiales, la sensibilidad de estos hace que brillen si han estado expuestos al COVID-19.

Los mismos científicos han realizado una serie de pruebas con 32 personas infectadas por el coronavirus. Exponiendo las mascarillas a la luz ultravioleta, el resultado fue unánime: todas brillaron. Esto indicó que, efectivamente, todos los pacientes habían tenido contacto con el virus.

Ahora, se prevé que se realice una nueva prueba con 150 nuevos participantes. ¿El objetivo? Demostrar la validez de la investigación y obtener así la validez del gobierno para introducir estas nuevas mascarillas en el mercado.

¿Qué os parece?