READ IN: English

Silvia Venturini cierra un ciclo familiar con su última colección SS21 y da paso a una nueva vida para Fendi Woman con Kim Jones al timón. Desde el fallecimiento del káiser Lagerfeld, la nieta de los fundadores salió de las sombras para tomar en su totalidad la dirección creativa. Su impecable visión de la moda ha elevado aún más el estatus de su herencia. La propuesta presentada ayer en Milán es una oda a la familia y a las tradiciones que van de generación en generación. Venturini ha dejado el listón muy alto por lo que, Jones deberá esforzarse al máximo para demostrar que es un digno destinatario de este legado.

Fendi

La diseñadora romana no se despide por completo de Fendi por lo que todavía podremos disfrutar de su maestría. Se mantendrá al frente de la línea masculina y dejará espacio a Kim Jones -director creativo de Dior Homme- quien tomará las riendas de las colecciones femeninas a partir de ahora. Pero ayer, todas las miradas fueron para ella. La sencillez y la elegancia se encontraron en cada uno de los diseños de Venturini para Fendi SS21.

Las primeras pistas sobre la colección las ofrecía el fotógrafo Nico Vascellari quien retrató a los miembros de la dinastía romana con las piezas de la temporada Spring-Summer 2021 y la curiosa invitación al desfile: un paquete de pasta. La familia italiana y su tradición culinaria conocidas en todo el mundo. Dos aspectos que precisan la imagen del país: grandes reuniones y suculentos alimentos sobre la mesa.

Un poema íntimo con historia propia, así podemos definir el último desfile de Venturini. Siluetas y estética de los años 20, 30 y 40 persuadidas por la modernidad del siglo XXI. Silvia se aventura por diseños relajados y tejidos fluidos para hombre y mujer. Además, deja una puerta abierta para regresar a los looks monocromáticos suaves que cambiaban gradualmente del rojo, azul cielo y negro.

Fendi se aleja una temporada más del estilo streetwear que la industria ha explotado estos últimos años. Es momento de volver al refinamiento sin ser tendenciosos ni olvidar la comodidad y el funcionalismo. Una vez más la firma es elogiada por su innovación y frescura. Abrieron el desfile vestidos camiseros desestructurados y caftán de lino de corte largo. Los sombreros de visera ancha y redondeados compartieron protagonismo con la nueva versión del Peekaboo y bolsos de paja en diferentes versiones. Elegantes trajes de poder y monos fluidos para hombre y mujer. Podemos destacar el romanticismo de los bordados à jour y los encajes de bolillos que recuerdan a las sábanas y manteles de lino que las madres regalaban a sus hijas cuando se casaban.

Un desfile de evolución y aprendizaje. La novedad son los cuellos tortuga fluorescentes combinados con guantes y botines. La colección SS21 es para todo el mundo, no es una idea publicitaria es así. Fendi vuelve a apostar por la inclusión y la integridad de todos los cuerpos y edades. Un elenco de modelos heterogéneos con cara muy reconocibles como Ashley Graham, Penelope Tree, Karen Elson, Mariacarla Boscono, Paloma Elsesser y Jill Kortleve.

Podemos incluso destacar el peinado y el makeup. Sam McKnight se encargó de crear los “Rollos Fendi” un recogido bajo de estilo retro que busca formar una especie de mosaico cuadrado. El maquillador Peter Philips se inclinó por dos looks, el primero centrado en resaltar la mirada y el segundo en los labios.