READ IN: English

Las autoridades Ibicencas están trabajando a destajo con el objetivo de poner fin a las fiestas clandestinas que amenazan la isla.

Ni si quiera las restricciones impuestas por el Estado cuyo incumplimiento está sancionado con multas de hasta 600.000€ han conseguido frenar la ola de fiestas ilegales en Ibiza. Por este motivo, las autoridades se han visto en la obligación de contratar a “detectives de la fiesta” y poner fin a las reuniones ilegales que ponen en peligro la sanidad pública. De esta forma, conseguirán frenar y desenmascarar todos aquellos eventos que sobrepasan los límites de la legalidad.

“No es sólo una cuestión relacionada con el orden público, que siempre lo ha sido, sino que ahora supone un riesgo evidente para la salud de las personas”, afirma Mariano Juan, Conseller de Ibiza.

El escuadrón de detectives de la fiesta estará conformado por extranjeros con el fin de que los organizadores no puedan reconocerlos. Tal y como señala Mariano: “Es una necesidad para salvaguardar la situación sanitaria en Ibiza”.

De momento, tendremos que esperar al verano que viene para poder disfrutar de las noches ibicencas pre-pandémicas.