READ IN: English

Virgil Abloh adquiere un papel estratégico dentro del Power Table de LVMH al convertirse en “el ejecutivo negro más poderoso del grupo de moda de lujo más rico del mundo”.

El director creativo de Louis Vuitton afirma que por muy genio artísticamente que un creativo pueda ser, la única métrica que importa es la relevancia que tiene uno en el mundo. Para eso no basta con tener una visión artística revolucionaria, hay que lidiar con el poder, saber manejarlo, tontear con él y aprovecharlo como hace el diseñador.

En poco más de diez años, Abloh pasó de ser el spin-doctor de Kanye West con un título en arquitectura a ser el director creativo de Louis Vuitton. La visión y la historia de este artista multifacético revolucionan el significado del papel del creativo tanto por su visión artística como por la comprensión que tiene de la realidad y el impacto que genera en la sociedad contemporánea.

Virgil Abloh recontextualiza las siluetas icónicas de Nike con gráficos y elementos que rompen la ilusión escénica de la zapatilla clásica. A ello añade el elemento colaborativo: los medios de comunicación y la reventa. Es decir, los consumidores y los fans, se convierten en una parte activa del proceso artístico al agregar y, a menudo, generar valor añadido al producto.

El fundador de Off-White no solo llegó a la cima en el mundo del lujo gracias a su visión artística. El director ha renovado el significado de la palabra “creativo”, históricamente anclado a la imaginación, al genio realista y pragmático. En la cultura poscapitalista del mundo occidental, el creativo no puede ignorar el elemento económico y político.