READ IN: English

La colección Fall 2021 de Rick Owens para la PFW nos traslada a la visión personal del diseñador del jardín donde Jesús rezó antes de su crucifixión. En el nuevo testamento, el Getsemaní está ubicado a los pies del Monte de los Olivos en Jerusalén; en la biblia de Rick Owens, en el Sagrario Militar de Venecia.

Rick Owens sigue con sus guiños bíblicos en esta nueva colección para el Otoño de este año. El diseñador vuelve a Venecia, tras el último desfile femenino a principios de octubre en la plaza desierta del Casino, para elegir el Templo Votivo del Lido como escenario del desfile masculino FW 2021/22.

Para esta ocasión, negros, blancos, verdes militares y grises que tienden a tonalidades polvorientas han sido los elegidos para la colección. Los modelos desfilaban a ritmo del Hellrap de Ghostemane en el que repite «solo quiero matar algo».  Un manto de humo denso cubría las figuras decadentes de los modelos cuando pasaban delante del templo del Lido.

Desde hombros acentuados hasta plumíferos oversize y a modo de capa, y los abrigos de piel de oveja que sellan el cuerpo con guantes integrados y capuchas con cremallera en la cara. También han acudido los básicos apretados y agujereados, y jerséis rasgados y retorcidos alrededor del cuerpo. Y el calzado sumamente expresivo al que nos tiene acostumbrados. Botas con ultra plataforma y… la joya de la corona: la TURBODRK Chuck 70. Así es, hemos podido ver en Rick Owens Fall 2021 el primer sneak peak de la colaboración entre Owens y Converse.

Rick Owens es sin ninguna duda una pieza práctica y única. Perfecta simbiosis entre lo divino y el oscuro mundo que alberga su imaginación. Al igual que él, grandes casas como Louis Vuitton han optado por un desfile en directo. ¿Serán estos los primeros pasos de la nueva era de la moda?