READ IN: English

La colección SS20 de Rick Owens, la mejor hasta la fecha, nos adentra en un cuento de hadas oscuro y futurista cuyo final desgraciadamente no ha sido feliz ni siquiera para el propio diseñador.

Rick Owens

Rick Owens SS20

Lo cierto es que estamos ante el show más potente de Rick Owens. Visualmente, la colección presume de un magnetismo apabullante que no nos deja otra opción que aplaudir como locos. Los modelos desfilan ataviados como samuráis del año 3000 entre una lluvia de burbujas y un público boquiabierto.

La colección nos recuerda a María Antonieta, pero también a una civilización alienígena con sede en Marte: una era victoriana alternativa, con herencia azteca y mexicana y reminiscencias de ciencia ficción, donde el pasado aún no ha sido y el futuro es el lugar de donde venimos. El tributo no es casual. “Nunca exploré realmente mi mexicanidad, pero el debate sobre un muro fronterizo me hizo más consciente de a quién me separaría”, afirma el diseñador.

Los sombreros metálicos encabezaron la colección creando una apariencia de ejército uniformado desfilando por la pasarela. Las siluetas estructuradas propiciaban esa aura, emanando una sensación de poder, control y autoritarismo. La paleta de colores tendía hacia los oscuros con el negro como protagonista, pero también hemos visto lentejuelas, estampados y otras piezas que destilan misticismo y fantasía y añaden color, una combinación cromática que no esperábamos.

¿Robo o inspiración?

Con su nueva apuesta, Rick Owens se ha desmarcado de la estética urbana y se ha elevado hacia un rollo más conceptual y bastante más atrevido. Ha arriesgado y ha ganado. Pero su cuento particular no ha tenido un final del todo feliz.

Los looks se inspiran indudablemente en la icónica drag Salvia (@salvjiia), con quien ya había trabajado hace unos meses. Pero parece que el diseñador no ha respetado el acuerdo que tenían juntos. Anoche Salvia publicó un post en Instagram contando lo sucedido en el show: “Rick Owens decidió enviar réplicas de mí sin mi conocimiento, sin mi participación y sin ningún pago de por medio”, declara. “Rick no es punk, ni progresista, ni futurista, es egoísta y mediocre”.

 

Rick Owens

El diseñador aún no se ha pronunciado, pero la polémica ya está servida y, lamentablemente, en su show empieza a destacar más esta mancha por su aparente ingratitud que la magistralidad de la colección. No te hacía falta robar nada, Rick; con un tercio del talento que has demostrado SS20 ya nos era suficiente. Y ahora, en cambio, nos parece inaceptable.