READ IN: English

Dejando de lado los informes de separación que dividen a Kim y Kanye, la pareja se ha erigido como una de las más poderosas e influyentes de esta generación. Ha establecido las bases de lo que sería una couple hyper-celeb en la era de internet. Repasamos su historia.

Kimye

Tras más de ocho años juntos, KIMYE pone fin a una relación que ha sido un espejo sobre el que reflejarse para aquellos que apoyaban sus excentricidades, mientras reinaban en la cultura del meme del pensamiento neoliberal.

La couple ha sido un referente en la escena celeb para un fandom infinito, fascinado por la proximidad que transmitieron a través del reality show, como algo que trascendía la realidad. Algo que no se concebía del todo como ficción, cuando en gran parte lo era.

Y es que, antes de que llegasen las Kardashians a nuestras vidas, Kanye ya era uno de los artistas más reputados de la escena, aunque para muchos el unirse a Kim diluyese su camino en el rap. Para otros, Kanye despegaba en su carrera cuando ella entraba en escena, ayudándole a potenciar su universo creativo.

En cuanto a Kim, pasó de protagonizar un video porno y un reality show a ser una mujer de negocios con un imperio de mil millones de dólares. Si pensamos en su unión, tanto las cifras como el poder se multiplican a niveles históricos.

A POWER-COUPLE

Entre vidas de lujos e imperios paralelos, Kimye demostró que incluso pareciendo vivir una relación idílica ante la pantalla, no lo era tanto en la escena offline. Expusieron ante el público la artificialidad de su relación al vivir momentos difíciles, democratizando la situación.

La personalidad provocadora de Kanye desembocó en millones de titulares relacionados bastante más con su estilo de vida que con su música. Entre ellos, estaban los escándalos como su candidatura a la presidencia o sus problemas con la bipolaridad. Y es que seas seguidor o no de la ahora ex-couple, ninguna otra ha sido tal fenómeno de Internet, y ha actualizado el concepto de ser una pareja famosa hoy en día a nivel global.