READ IN: English

La industria de la moda siempre ha parecido un universo glamuroso y brillante que parece un sueño, al menos desde fuera. Instagram perpetua este sector a través de  imágenes sofisticadas, mostrando un ideal, muchas veces falso. TikTok, por el contrario, es la “verdad social”. Experiencias profesionales reales y jefes dignos de El Diablo Viste de Prada. 

Antiguos asistentes, modelos, diseñadores y empleados del sector de la moda comparten verdades y secretos a través de TikTok. Aunque para muchos sigue siendo la red social de la Generación Z, pero cada vez más está adoptando un rol más social e informativo.  Ahora puedes encontrar videos de Lily Gildor, asistente de Anna Wintour durante un año y medio, dando consejos sobre cómo afrontar mejor una entrevista, qué decir para impresionar y qué evitar. Lo que era impensable, los trapos sucios del mundo de la moda ya son públicos.

Otro caso es el de videos de los exempleados de Condé Nast que cuentan cómo es trabajar para el grupo. Sin uñas de colores brillantes, siempre con un par de tacones negros en caso de una reunión con Anna Wintour o cortes de pelo “atrevidos” que tienen que ser aprobados por recursos humanos. Tik Tok es una especie de versión ampliada de Diet Prada en la que todos pueden participar. Una válvula de alivio, un lugar seguro en el que mostrarse y contar. Por lo que no es casualidad que las acusaciones contra Alexander Wang salieran de aquí.

Cuentas como @official.c0m explican la realidad de NylonThe Cut o Refinery29, revistas que elogian a los empresarios y diseñadores ambiciosos, cuando en realidad vienen de familias ricas. El perfil de @erinmcgoff da consejos útiles para las entrevistas más retorcidas o @bentleymescall relata un día típico de una modelo en Nueva York. Mensajes que calan tanto entre quienes les gustaría entrar en ese mundo, niñas y niños con el sueño de la moda. Como entre los que ya trabajan en el sector y quieren compartir las alegrías y las tristezas.

Uno de los grandes méritos de TikTok es contar experiencias y anécdotas de forma muy directa, sencilla y abierta, tanto con imágenes como con palabras, un formato difícil de replicar en Instagram, donde las Stories duran 15 segundos, el Reel prácticamente no los mira nadie. También está la idea tácita de que aquí lo que dices puede tener más resonancia, que puede llegar a una audiencia enorme e inimaginable, de gente que no conoces pero con la que podrías tener muchos puntos en común.