READ IN: English

En realidad es la desdibujada carita de éxtasis, o smiley face de Nirvana, la que ha causado polémica. Esta silueta, que se hizo popular en la década de los 70, se presenta con los ojos en cruz y la lengua hacia afuera. Recientemente, un artista ha afirmado ser el legítimo propietario del logo, que ya es objeto de batalla legal entre la banda y Marc Jacobs. 

Nirvana

Os ponemos en contexto. En diciembre de 2018, Nirvana demandó a la firma Marc Jacobs por usar el icónico logo de la cara sonriente en su colección “Bootleg Redux Grunge“. Entonces, el diseñador respondió con una publicación de Instagram usando los hastags #OnVacation, #NoStress, #JustPeaceAndQuiet.

El juicio está programado para este nuevo año 2021. Por si no tuvieran bastante, la semana pasada apareció un nuevo demandante: Robert Fisher, un artista y diseñador gráfico de California.

Fisher (@nirvanabucket) fue el director de arte de Geffen Records y el diseñador de varias portadas de discos de Nirvana desde 1991. Así, afirma que fue él quien originalmente creó el icónico smiley: “No creo que sea justo que intentan sacar un copyright”, dijo a los Angeles Time.

Si bien Fisher no pretende recuperar el dinero de estos últimos 29 años, la semana pasada presentó una moción en un tribunal. De este modo intervendría en el caso entre Nirvana y Marc Jacobs, alegando que tanto la autoría como la propiedad del diseño. “Desde que lo dibujé, quiero que me conozcan como el tipo que lo dibujó”, agrega. “Es tan simple como eso“.

Nirvana

Esta no es la única vez que una firma se enfrenta al legado de Cobain. En mayo de 2019, Courtney Love alegó que Vetements había inspirado un look de su colección AW19 en una camiseta que el músico usó en una sesión de portada de Rolling Stone en 1992: “Las revistas corporativas todavía apestan“. Sin duda, el legado de Nirvana trasciende a todos los ámbitos de la vida. No por ello ha de ser foco de plagio.