READ IN: English

Hemos oído hablar en mas de una ocasión de acusaciones sobre plagio en el mundo de la moda. Algunos diseñadores de alto nombre han sido cuestionados sobre la originalidad de sus creaciones, también, en el caso contrario, son los mismos artistas los que señalan con el dedo a marcas low cost de copia de sus productos.

Hace poco más de dos años la marca insignia del gigante español Inditex, fue acusada de utilizar sin permiso los diseños de una ilustradora del magazine norteamericano “The New Yorker”, Tuesday Bassen, quién había trabajado anteriormente para Nike y Adidas. Zara ante las quejas públicas de Bassen, admitió que los dibujos fueron adquiridos a través de unos proveedores y, añadió, “El grupo Inditex tiene el máximo respeto por la creatividad individual de todos los artistas y diseñadores y se toma muy en serio cualquier cuestión vinculada a la propiedad intelectual”. Aún así, éste no ha sido el único escándalo de plagio de la empresa textil.

A finales de 2018, Marc Jacobs también fue acusado de plagio por el grupo de música grunge, Nirvana. El conjunto estadounidense presentó una demanda judicial en la que afirmaban que el modisto estadounidense utilizó el mítico logotipo de Nirvana de la cara sonriente en algunas de sus prendas sin su consentimiento. El equipo legal del diseñador refutó que reutilizó dicha ilustración para homenajear la colección SS93 “Bootleg Redux Grunge” que conllevó el despido de Marc Jacobs como director creativo de Perry Ellis.

Marc Jacobs VS Nirvana

Las comparaciones son odiosas, pero la ilustración que Jacobs utiliza es más que parecida a la de Nirvana, a excepción de que los ojos del icono fueron sustituidos por una M y una J. Por otro lado, la tipografía que lo encabeza es igual, pero en las camisetas y sudaderas de la firma de moda se puede leer “Heaven”, en vez de “Nirvana”.

Según Pitchfork, los abogados de Jacobs niegan cualquier similitud entre los dos gráficos (aunque es obvia) y se apoyan en unas declaraciones de Courtney Love y Frances Bean Cobain, quienes apoyaron la colección en el momento del lanzamiento. Love fue invitada a actuar en la fiesta de lanzamiento en Los Ángeles y comentó sobre la camiseta: “¡Bonita imagen! Me resulta un poco familiar. ¡Es increíble!”.

Por último, y el más reciente hasta la fecha, ha sido el escándalo de la casa de moda italiana, Moschino, acusada de plagiar a una diseñadora británica emergente, Edda Gimmes.

Un suma y sigue que no tiene fin ya que gracias a las redes e internet, la línea entre la copia y la inspiración es cada vez mucho más fina.