READ IN: English

Ahora que el placer de la conducción diaria ha quedado reducido debido a la pandemia del Covid-19, Rolls-Royce ofrece una alternativa (y más cara). Para los que les gusta soñar, la icónica firma de vehículos ha creado su miniatura del modelo Cullinan.

Miniatura Cullinan de Rolls-Royce

El fabricante de coches británico ha presentado una fiel reproducción a escala de 1:8 de su famoso modelo Cullinan. Cada miniatura se ensambla a mano según los gustos del cliente a partir de más de 1.000 piezas individuales.

El proceso puede llevar hasta 450 horas, que es más de la mitad del tiempo que se invierte para construir un Cullinan de tamaño real en la casa de Rolls-Royce en Goodwood, West Sussex.

El modelo Cullinan en miniatura costará a los entusiastas de los coches 15.000 euros o más, dependiendo de la customización que quieran aplicar. Hay muchas opciones, entre ellas una paleta de unos 40.000 colores “estándar”.

El mini Cullinan de Rolls-Royce viene con luces, una réplica detallada del motor y puertas que funcionan y nos permiten observar el lujoso y cuidado interior.