READ IN: English

Gucci cumple 100 años de historia y qué mejor forma para conmemorar el acontecimiento que #GucciAria. Lo nuevo de Alessandro Michele no solo abraza al pasado rescatando la tensión sexual de Tom Ford y el imaginario ecuestre, sino que también experimenta para escribir un nuevo legado.

gucci

Ya ha pasado un siglo desde que Guccio Gucci abrió su tienda homónima de artículos de piel en Florencia, así que había que celebrarlo. El primer acontecimiento que rinde homenaje a estas “cien revoluciones de la Tierra que desafían al flujo del tiempo” a las que se refiere Alessandro Michele es #GucciAria. En esta nueva colección, el director creativo no solo apela “al vientre materno, sino también al convertirse en otro”. Por ello, se ha sumergido en un laboratorio de experimentación en el que dice haber “abrazado las raíces del pasado para crear inflorescencias inesperadas, tallando la materia mediante injertos y podas”.

¿El resultado final? Una propuesta que trae de vuelta los códigos esenciales que han construido la identidad de Gucci. Y por supuesto, marca un nuevo capítulo para la firma de cara al futuro. Por un lado, el universo ecuestre ha sido uno de los protagonistas a través de los cascos o las botas y también de una mirada fetichista: bridas, látigos, arneses… La tensión sexual de Tom Ford en la casa italiana tampoco podía faltar en este desfile. De hecho, uno de los looks más comentados en redes ha sido el dos piezas de terciopelo granate, que hace referencia al modelo presentado por el americano para la temporada FW96.

Por otro lado, el brillo ha sido otro de los ingredientes imprescindibles en esta celebración. Por eso, las lentejuelas han colmado faldas, abrigos, guantes, vestidos… Y accesorios como los bolsos en forma de corazón humano o las piezas de alta joyería destacan por su resplandor.

Gucci y el hackeo a Balenciaga

Más allá de celebrar el pasado, #GucciAria también ha confirmado los últimos rumores acerca de su colaboración con Balenciaga, aunque ellos prefieran llamarlo “hackeo”.  Tal y como ha explicado Michele, se ha dedicado a “expoliar el rigor inconformista de Demna Gvasalia”. Por eso, ha incluido en la nueva colección algunos de sus diseños para Balenciaga. El anorak de hombros caídos y las piezas de abrigo con las siluetas marcadas han sido algunos de ellos. Y también otros nuevos como el bolso Hourglass de Balenciaga con el monograma de Gucci, las joyas o las chaquetas trajes de dos piezas en los que conviven los logos de ambas marcas.

¿Qué te ha parecido el “hackeo” de Alessandro Michele a Demna Gvasalia?