READ IN: English

Freire destacó por crear una colección inspirada en los colores vivos y las formas del pintor David Hockney.

Melania Freire

Inspirada por la retrospectiva del pintor David Hockney en la TATE, Melania Freire conquistó el Mercedes Benz Fashion Talent de este año. Con un equilibrio perfecto entre arte, concepto, moda y el tailoring más exquisito, la gallega, ha conseguido que su colección sea lo más comentado de la MBFWM.

Gracias a este premio, Freire (@melaniafreire), presentará su colección en una pasarela fuera de España – Praga -. Sin duda, una buena oportunidad para darse a conocer más allá de nuestras fronteras y sobretodo ampliar su networking.

Hablamos con ella acerca de su colección, pasado y futuro.

H. Tu colección Otoño/Invierno 19-20 ha sido galardonada con el premio Mercedes Benz Fashion Talent de 2019. ¿Cómo te sientes al respecto?

Melania Freire (MF)Me siento realizada… Esta es una colección en la que me impliqué especialmente, movida por una cierta responsabilidad hacia el autor y la institución a la que me estaba refiriendo y con la necesidad de intentar hacer mío algo tremendamente grande como es el trabajo de David Hockney y la sensibilidad con la que trabaja el color y la forma. La complejidad a la que me enfrenté a la hora de pulir tal cantidad de estímulos e influencias hace que ver la colección terminada y en la pasarela Samsung EGO, siendo además premiada con el premio Mercedes-Benz Fashion Talent, me llené de una satisfacción muy, muy especial. Al final solo pienso en que todas esas horas de bloqueos e inspiraciones repentinas entre pinturas, patrones y tejidos han merecido la pena.

H. Se ha referenciado tu colección Otoño/Invierno 19-20 con las pinturas del artista del Pop Art David Hockney (incluso has estampado el ticket de una de sus exposiciones en la TATE de Londres en varias prendas). ¿A qué se debe esta elección? ¿Cómo describes el resultado de plasmar sus cuadros en las prendas?

MF – Esta colección está inspirada en la retrospectiva de Hockney en la TATE, y es que el paseo por las diferentes salas que mostraban todas sus etapas como artista me sirvió para constatar que se trata de un artista total, en movimiento constante por una curiosidad inagotable.

El cromatismo y el tratamiento plástico de los cuadros que pinta en Los Ángeles en los años 60 me sirvieron de base sobre la que construir la colección, que se constituye como una especie de cuadro apropiacionista o de anotación de esa experiencia entre las salas de la exposición. El colorido de sus piscinas bajo el sol del mediodía, que delimita las siluetas de los edificios y de las figuras, tan limpio y vibrante, se convirtió en la gama cromática de la colección.

El modo de trabajarla buscaba esa cercanía con el formato artístico, tanto a nivel patrón como en las ilustraciones, de manera que empecé a trabajar a partir del cuadrado y la superposición de capas de tejido que en paralelo iba interviniendo con pintura emulando las líneas o elementos principales de sus obras por medio de diferentes técnicas y materiales. Fue muy interesante el trabajar de esta manera, ya que me permitió acercarme a Hockney desde una perspectiva nueva, aprendiendo también de su mirada y su manera de hacer.

H. – Este premio es, además, el salto para la semana de la moda de Praga. ¿Qué perspectivas tienes para este nuevo reto?

MF – ¡Poder mostrar mi colección en la semana de la moda de Praga va a ser una experiencia fascinante! Recoger las impresiones sobre este proyecto tan personal desde otras perspectivas culturales y formar parte de un evento de estas características del que seguro que aprenderé mucho… Conocer a nuevos diseñadores y poder ver sus colecciones desde dentro. Es una oportunidad maravillosa por la que estoy sinceramente agradecida. Y para más todo esto sucederá en Praga… no se me ocurre un escenario mejor.

H. –  ¿En qué proyecto podremos verte próximamente?

MF – Por el momento mis proyectos más inmediatos están entre la moda y el arte, con una posible colaboración para un fashion film con nuevas tecnologías aplicadas con un profesional al que admiro mucho. Y de ahí en adelante… ¡ya se verá! Los proyectos siempre aparecen si te esfuerzas y te mantienes en una actitud positiva. Por lo menos es lo que he ido aprendiendo a través de mi propia experiencia.

 

“El cromatismo y el tratamiento plástico de los cuadros que pinta (David Hockney) en Los Ángeles en los años 60 me sirvieron de base sobre la que construir la colección.”

Melania Freire

 

H.Cuéntanos un poco sobre tu trayectoria. ¿Cómo empezaste en el mundo de la moda y qué te llevó a presentar esta colección en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid?

MF – Aunque siempre tuve claro que el diseño de moda era aquello a lo que me quería dedicar tomé la decisión de posponer mi entrada en una escuela de moda para estudiar primero Bellas Artes. En aquel momento sentía que necesitaba un bagaje previo: aprender técnicas y formas de representación, ganar en conocimientos relacionados con el arte y la cultura y también a trabajar con las ideas.

Cuatro años maravillosos en la Facultad de Bellas Artes que, vistos ahora con la perspectiva que te da el tiempo, fueron un acierto absoluto que hicieron que pudiese vivir experiencias profesionales en diferentes ámbitos. Desde luego esa manera de trabajar y los conocimientos adquiridos en Bellas Artes los aplico de igual forma a la creación de moda.

Me titulé en Diseño de Moda en ESDEMGA (Universidad de Vigo), una escuela maravillosa ubicada en la misma Facultad de Bellas Artes. Esta relación entre arte y moda que me ha influido tremendamente, se vive de manera constante durante los años que dura la titulación. En ESDEMGA aprendí de grandísimos profesionales con una sensibilidad y un amor por la moda muy contagiosos.

Mi llegada al mundo de la moda fue a través de unas prácticas que realicé en el departamento de patronaje y creativo de la marca belga Christian Wijnants. Allí descubrí el tremendo esfuerzo y la implicación que supone el mantener una marca a todos los niveles, tratando de mantener la coherencia y el mimo en la construcción de cada colección en la vorágine cambiante del mercado y las tendencias. Me enseñaron a experimentar con el tejido a través del moulage y a trabajar patrones complejos que me enriquecieron enormemente, y reforzaron la pasión por el diseño que ya traía conmigo a través de la cultura del esfuerzo y de la superación. 

H.¿Qué esperas de tu carrera como diseñadora de moda?

MF – Espero seguir conociendo y entendiendo lo que me rodea a través de la moda. Es una manera fascinante de profundizar en ideas y desarrollarlas a través del tejido, que además se viste sobre un cuerpo.

Intentaré seguir trabajando al máximo, guiándome por lo que me vaya pidiendo el cuerpo… Para mí es la única manera de continuar, en general y por supuesto también en la moda, con coherencia. No me cierro a nada. Cualquier experiencia suma.