READ IN: English

El objetivo de este experimento es inmortalizar cómo los seres humanos, poco a poco, destruimos la Tierra. Se trata de un monolito que se ha implantado en Australia y que registrará la caída de la civilización.

Esta «caja negra» será indestructible y recogerá diversos datos sobre la destrucción que la población del planeta ejerce sobre este. Esto servirá de ayuda a las siguientes civilizaciones para concienciarlas y que no cometan los mismos errores.

La Australian Broadcasting Corporation (ABC) sostiene que la instalación seguirá el mismo funcionamiento que las cajas negras de los aviones. Asimismo, registrará dos tipos de datos: las mediciones de la temperatura de la Tierra y del mar; el nivel de acidez de los océanos, el CO2 de la atmósfera; la extinción de las especies; los cambios en el uso de la tierra; información sobre la población humana o el consumo de energía. Por otro lado también guardará toda la información correspondiente a los titulares de los periódicos o las publicaciones en las redes sociales.

El dispositivo fabricado con materiales resistentes como el acero y el granito, estará controlado por energía solar y tendrá acceso a Internet.

«La idea es que, si la Tierra se estrella como consecuencia del cambio climático, este dispositivo de grabación indestructible estará ahí para que quien quede aprenda de ello» asegura Jim Curtis, uno de los creadores del proyecto. «También estará ahí para pedir cuentas a los líderes, para asegurarse de que su acción o inacción queda registrada.»

La «caja negra» ya está instalada, pero su funcionamiento está programado para comenzar el año que viene. Todos aquellos interesados podrán acceder a la información registrada a través de Internet. Además, según se rumorea, los visitantes podrán conectarse de manera inalámbrica al dispositivo.