READ IN: English

Según confirmaciones científicas, una gran tormenta solar podría tener como consecuencia un apocalipsis tecnológico. El resultado sería el fin -temporal- de Internet.

El sol lanza continuamente partículas electromagnéticas contra nuestro planeta en forma de viento solar. La mayoría de las veces, estos elementos flotan sin peligro hacia los polos del planeta en forma de auroras brillantes. Pero, cada 100 años aproximadamente, este viento se transforma en una tormenta solar, agravando potencialmente las consecuencias de este fenómeno y poniendo en peligro la vida moderna tal y como la conocemos.

Así lo desvela una investigación presentada durante la conferencia SIGCOMM 2021. Si la situación alcanza niveles altos de gravedad, podría provocar un apocalipsis de Internet consiguiendo que grandes sectores de la población se quedasen sin conexión durante meses.

“Lo que realmente me hizo pensar en esto es que, con la pandemia, todos vimos lo poco preparado que estaba el mundo.  No había ningún protocolo para afrontarla con eficacia, y lo mismo ocurre con la resistencia de Internet… nuestra infraestructura no está preparada para un evento solar a gran escala.” afirma Sangeetha Abdu Jyothi, profesora adjunta en la Universidad de California.

La última vez que la Tierra registró un acontecimiento de este tipo fue en el año 1859, cuando un cable de telégrafo estalló en llamas, brotó el fuego y las auroras llegaron a verse en Colombia.

Un día sin Internet podría suponer en Estados Unidos una pérdida de 7.000 millones de dólares. Por suerte, Abdu Jyothi asegura que nuestro planeta contaría con 13 horas de margen para prepararse ante una futura tormenta solar severa.