READ IN: English

Tras el incidente ocurrido durante la Gala de los Oscars entre Will Smith y Chris Rock debido a un chiste -bastante- inapropiado, recordamos las declaraciones de Jada Pinkett Smith sobre la enfermedad que sufre.

La alopecia es la pérdida anormal del cabello. Una enfermedad autoinmune que afecta, en mayor parte, a los hombres pero que también la sufren las mujeres. Es el caso de Jada Pinkett Smith, cuyo diagnóstico se produjo en el año 2018 y que ella misma describió como «una experiencia aterradora». Y aunque esta condición -normalmente genética- supone un proceso angustioso y muchas veces traumático, en la cultura africana la tragedia es todavía más grave debido a los estándares de belleza impuestos.

«Fue aterrador cuando empezó. Un día estaba en la ducha y tenía un puñado de pelo en las manos y pensé: ‘Dios mío, ¿me estoy quedando calva?’.» asegura Jada, quien comenzó a aceptar su enfermedad asimilando que «el poder superior le quita mucho a la gente. Hay quienes tienen cancer, hijos enfermos. Veo que el poder superior se lleva cosas todos los días, y por Dios, si el poder superior quiere quitarte el pelo ‘¿Eso es todo? Dios, ¿quieres mi pelo?’ Cuando lo miro desde esa perspectiva, me tranquiliza de verdad» añade.

Gracias a la ayuda de su hija, Willow Smith, la actriz consiguió avanzar un paso más en su lucha contra la alopecia y se afeitó la cabeza. Un acto que ella misma asegura que se trata de una «llamada espiritual» que le otorga un nivel superior de libertad.

Mientras tanto, Will Smith ha decidido disculparse públicamente con Chris Rock.

Newsletter