READ IN: English

A pesar del calor infernal que reinó en Milán durante la Semana de la Moda masculina (MFW), Jonathan Anderson consiguió que nos olvidáramos de el (por un momento) y que su primer show IRL en la ciudad con la marca que lleva su nombre, JW ANDERSON, fuera algo mágico, transportándonos a todxs a un cuento imaginario, gracias en parte a la música de Pascal Moscheni.

Parece que fue ayer cuando el británico comenzó a diseñar, pero no, ya son 14 años en los que Jonathan ha demostrado temporada tras temporada su valía y superado con creces las expectativas de todxs, ya que si de algo puede presumir Anderson es de ser unx de lxs pocxs diseñadores en la actualidad capaz de transformar la moda en algo único y artístico.

Esto último que acabamos de decir es algo que pudimos comprobar ayer de primera mano, ya que si por algo se caracterizaron sus creaciones inspiradas en la obra de los años 90 de Philip Ridley «The Pitchfork Disney«, fue por el aparente toque arty de varios de los looks, como por ejemplo los dos primeros que abrieron el desfile en los que, como podéis ver, se incorporaron manillares de bicicleta a los jerséis de punto.

Y espera, porque eso no es todo, el mundo del deporte – más yendo hacia el ámbito urbano – estuvo bastante presente, ya que además de los manillares de las bicicletas, también pudimos ver monopatines hábilmente unidos a otro par de jerséis, uno en gris y otro en azul. ¡Ah! Y relacionado con el arte no podemos dejar pasar por alto el look número 13, que pese a no tener una cifra atractiva se convirtió en uno de los más aclamados de los allí presentes. Este era ni más ni menos que un vestido con forma de esponja, o también como algunos lo imaginaron un pan brioche.

La parte más street y el estilo streetwear también estuvo presente en la colección de primavera/verano 23 de JW ANDERSON, especialmente los jeans rasgados combinados con chaquetas del mismo estilo, sudaderas y camisetas oversize – algunas con estampados de discos y otras con aberturas – que empastaban a la perfección con las bermudas de cuero o las piezas que revelaban códigos de barras. Los prints de caricaturas una vez más estuvieron presentes.

No podemos terminar una review de una colección de JW ANDERSON sin mencionar y dar la importancia que merece el calzado y los accesorios. Muchos de los looks fueron acompañados por los ya míticos mocasines de JW mientras que otros por una especie de sandalia realizada en piel y con una gran plataforma que llamó la atención por su forma redondeada y sus aplicaciones de cristal.

¡Bravo Jonathan por esta magnífica colección!

Newsletter