READ IN: English

Tras haber presentado en Londres la última colección para su marca homónima, Jonathan Anderson vuelve a Milán con nuevos y atrevidos diseños afirmando que no hay que tener miedo a la subversión.

Rebuscando en los recuerdos de su infancia y ahondando en el concepto de sencillez, Anderson ha encontrado la inspiración para su colección FW23. A través de looks conceptuales y, esta vez, menos surrealistas que de costumbre, el diseñador conquistó la pasarela de Milán gracias a su desbocada creatividad.

Rescató sus icónicos shorts con volantes de la colección FW13 para actualizarlos en cuero y cinturones con candados. Los abrigos también destacaron, sobre todo el Big Bird con plumas, el negro de doble botonadura y el de cuero marrón brillante con grandes solapas en forma de V.

Al igual que Prada, JW Anderson se deshizo de todo lo innecesario, presentando looks sencillos pero no básicos. El Año Nuevo Lunar estuvo presente en los calzoncillos de punto mientras que el momento más destacado fue cuando irrumpió la colaboración con Wellipets en forma de zuecos y una versión renovada del Pigeon Clutch Bag.

En palabras del propio Anderson: «Es un estado de ánimo muy crudo. Eso es lo que quería para esta colección. El jersey es el jersey, el pantalón es el pantalón, la chaqueta es la chaqueta. No hay ningún tipo de sobreexplicación en el look. Me gustó la idea de buscar la subversión. Especialmente en Londres, sobre todo en los años 70 y 80, y viendo a grandes maestros como Vivienne Westwood… Creo que no deberíamos tener miedo a la subversión. Creo que se trata más bien de no avergonzarse, de apropiarse. Trabajar en la moda nos da mucho miedo.»

Y hablando de Milano Fashion Week¿Has visto lo último de Miuccia y Simons para Prada?

Newsletter