READ IN: English

Y cuando parecía que el drama entre Kim Kardashian y Kanye West no podía empeorar…¡Sorpresa! Aparecen nuevos factores que reviven la llama del conflicto.

Durante la mayor parte de su relación, West ha destacado por ser el estilista personal de Kim y ser la figura que se esconde detrás de algunos de sus looks más emblemáticos (entre ellos gracias a sus propios diseños de Yeezy). En el último capítulo recién estrenado de The Kardashians, la celebrity le confiesa a su hermana Kourtney que uno de los mayores inconvenientes de su divorcio ha sido el tener que escoger ella sus propios estilismos.

La dependencia era tal que Kim llegó hasta el punto de pedirle consejo para absolutamente todo. No es de extrañar que tras su separación tuviese auténticos ataques de pánico con tan solo pensar en qué iba a ponerse. «Ese es su lenguaje del amor, la ropa. Y por eso siempre he confiado en él. Pero no se trata sólo de la ropa. Eso era lo último que teníamos, realmente, en común» asegura Kim K.

Por desgracia, Ye tampoco se lo está poniendo fácil. Tras asistir a los WSJ Innovator Awards 2021 durante noviembre del año pasado, el cantante se quedó horrorizado con el atuendo de Kim (un vestido de cuero marrón oscuro de Fendi x Skims) y procedió a llamarla por teléfono asegurando que «su carrera está acabada» y mostrarle una foto de Marge Simpson llevando un look similar.

Newsletter