READ IN: English

Durante la jornada de ayer, la Comisión Europea presentó una serie de nuevas medidas cuyo objetivo se centrará en actualizar las normas de la UE en materia de protección a los consumidores y la regularización de la economía circular.

A través del ‘Pacto Verde Europeo’ planteado por primera vez en diciembre de 2019, la Unión Europea pretende transformar su modelo económico en una economía 100% circular que luche en contra del cambio climático y la degradación del medioambiente.

Entre las iniciativas presentadas, destacan aquellas que pretenden eliminar por completo las técnicas fraudulentas como el ‘greenwashing’ o el ‘ecoblanqueamiento’ que llevan a cabo muchas empresas y grupos industriales. También se busca acabar con el modelo comercial conocido como ‘Fast Fashion’ y que caracteriza el patrón de trabajo establecido por grandes multinacionales como Inditex o H&M.

De esta forma, la Comisión Europea les «declara la guerra abiertamente» mediante la implantación de nuevas medidas que garantizarán información fiable a los consumidores sobre el valor sostenible real de los productos, además de impulsar el model o de producción circular.

Tal y como explica Věra Jourová, vicepresidenta de Valores y Transparencia de la Comisión Europea; «con esta batería de nuevas normas apoyamos a los consumidores que quieren, cada vez más, elegir productos que duren mucho más tiempo y que puedan repararse. Debemos velar por que su compromiso no se vea entramado por información engañosa. Con esta propuesta, les dotamos de nuevas y sólidas herramientas que les permitirán tomar decisiones informadas e incrementarán la sostenibilidad de los productos y de nuestra economía.»

«Si no empezamos a consumir de manera más sostenible, no podremos alcanzar los objetivos del Pacto Verde Europeo. A pesar de que la mayoría de los consumidores están dispuestos a colaborar, hemos visto también un aumento de las prácticas de ‘blanqueo ecológico’ y de obsolescencia temprana» añade Didier Reynders, actual comisario europeo de Justicia.

Para acabar con la técnica del Greenwashing, la entidad pone sobre la mesa una serie de modificaciones de la Directiva sobre prácticas comerciales desleales; ampliar la lista de características de los productos (y que estas incluyan el impacto medioambiental y social que generan); la modificación de la lista de prácticas engañosas; y la incorporación de nuevas prácticas desleales y prohibidas a la ‘lista negra’ (como por ejemplo, la omisión de información sobre las características de un producto con el fin de limitar su durabilidad o hacer declaraciones medioambientales genéricas y vagas que no sean demostrables).

De esta manera, el cumplimiento de todos los puntos del ‘Pacto Verde Europeo’ se conseguirá gracias a una serie de iniciativas que fomenten la circularidad y la producción de productos totalmente sostenibles. El objetivo es alcanzar un comercio Europeo donde los productos sean duraderos y respetuosos con el medioambiente durante todo su ciclo de vida.

En cuanto al ‘Fast Fashion’, una de las medidas más destacadas que se plantean en el marco de la EU es solicitar a las compañías del sector textil la reducción de colecciones anuales. De momento, todavía es una recomendación cuya decisión final depende de dichas empresas. «Para combatir la moda rápida, la Estrategia también pide a las empresas que reduzcan el número de colecciones al año, asuman su responsabilidad y actúen para minimizar su huella de carbono y medioambiental; y a los Estados miembros que adopten medidas fiscales que favorezcan al sector de la reutilización y la reparación.»

Y hablando de sostenibilidad… ¿Has visto la nueva versión ecofriendly de Ganni y Juicy Couture?

Newsletter