READ IN: English

El diseñador británico ya fallecido, Alexander McQueen, es uno de los creadores de moda que mayor legado nos dejó tras marcharse. Aclamado siempre por sus diseños y creaciones con cierto toque punk y por su estilo vanguardista, hoy 11 años después de su pérdida, de nuevo vuelve a ser noticia. ¿Por qué? Pues ni más ni menos que por la última acción que se ha llevado a cabo con la fundación que Lee Alexander fundó en su día, La Fundación Sarabande.

Y es que, esta fundación a la que hacemos referencia, acaba de lanzar un programa especializado en ofrecer una serie de espacios de estudios, dedicada a los diseñadores emergentes, con el objetivo de que estas puedan ser utilizadas para llevar a cabo sus diseños o colecciones, ya que a causa de la pandemia y del COVID-19, las clases presenciales han sido trasladadas a internet y estos se han visto obligados a seguir creando y luchando por sus sueños desde pisos estrechos.

Estas instalaciones estarán ubicadas en el interior de un edificio protegido de  grado 2, situado en uno de los barrios más creativos de la ciudad de Londres, Shoreditch, concretamente en Haggerston, al este de la ciudad. Además tenemos que destacar que varios de los diseñadores que lideran la escena actual de la moda londinense como Craig Green, Bianca Saunders y Stefan Cooke también han formado parte de este programa y figuran entre la lista de ex-alumnos que se han beneficiado de las instalaciones o espacios de estudio. Estos espacios tienen un coste de entre 50 y 170 libras al mes, en los cuales incluye los servicios públicos, uso de espacios y servicios profesionales y de tutoría.

Si eres diseñador/a y crees que esto te puede interesar, pulsa aquí para obtener mayor información sobre el programa de Alexander McQueen.