READ IN: English

“Todo el mundo puede formar parte de Diesel”. Ese mensaje fue el que se clavó hace unos días en el corazón de la moda y de los seguidores de la firma que está democratizándola con su movimiento de culto Y2K. Glenn Martens abría así una nueva era en Milán con un desfile abierto al público con el que se adentraba en el club de los que reniegan de su elitismo. Un canto a la libertad que otras marcas y agencias creativas también están poniendo en práctica. Bienvenidos a la República Democrática de la Moda.

Ya en 2019, Samuel Ross empezaba a levantar esta especie de república a través de una acción subversiva para la Semana de la Moda de Londres: permitir la entrada a su desfile de A Cold Wall* SS20 al pueblo con un concepto que experimentaba con los códigos de la clase trabajadora.

REDEFINIENDO EL LUJO

Aunque si ha habido alguien que se haya pasado el juego de la democracia en nivel avanzado, ese ha sido Glenn Martens con un desfile ante 5.000 personas que pudieron adentrarse en su universo sexual con el que exploraba el denim y la sensualidad en todas sus vertientes.

Más allá de eso, la colección para la temporada SS23 pudo adquirirse a posteriori a precios aceptables, con diversas gamas de productos que abarcaban desde la línea comercial o principal hasta las grandes piezas de diseño. Así, el 21 de septiembre, mientras Diesel hacía historia en la moda, Moncler celebraba su aniversario con un gran desfile abierto al mundo en la Piazza del Duomo de Milán.

Cabe mencionar asimismo a Telfar Clemens como otro de los diseñadores en abanderar este movimiento emergente mediante su concepto democrático de la moda. Algo que volvió a representar en su reciente pop-up en Brooklyn en la que infinidad de personas pudieron acceder a su nuevo concepto de lujo y comprar su icónico shopping bag en todas sus iteraciones.

Al fin y al cabo, Telfar demuestra que el lujo también puede ser accesible, y cómo su industria constantemente lo cristaliza en algo exclusivo a la par que excluyente. Porque la moda, como dice Martens, debería ser para todos.

Newsletter