READ IN: English

La industria de la moda se ha desinfectado de la pandemia a través de la digitalización y fabricación constante de tendencias. Las trends han prevalecido, y a la par, se han sucedido una serie de patrones de compra que han revolucionado el sector. Analizamos la subversión del asunto.

Pandemia transforma hábitos de compra

El espacio de reventa de moda y artículos de lujo The RealReal ha logrado un ascenso desde que el COVID llegase para desestabilizar. En su informe trimestral de tendencias, los datos ilustraban dicho aumento con el 27% en nuevos consignatarios (el 37% eran milenios o Gen Z) y más de 25.000 citas de consignación virtual desde el inicio de la pandemia.

Los productos que compramos también están mutando hacia un nuevo paradigma de intereses. Si en 2019 comprábamos más bolsos o tacones, en 2020 estamos apostando por el loungewear, los tops o los accesorios. Ahora, piezas como joggers, sudaderas o slides están definiendo el gran revival de la ropa casual.

Enmedio de este escenario turbulento, Louis Vuitton se ha convertido en una de las firmas más populares, superando a casas de lujo como Chanel o Gucci. Es ya la marca más vendida del verano, probablemente por la actuación de Abloh en Vuitton o las colaboraciones que se han ido sucediendo durante el período estival.

Louis Vuitton bags

El boom de LV también ha tenido que ver con la oleada de compradores teen de bolsos de lujo vintage. De hecho, la demanda de mini bolsos de la firma ha aumentado un 88% desde 2019, para poder lucirlos ahora en los tours domésticos.

COVID TRENDS

Las tendencias relacionadas con la cultura de COVID-19 y la FMH empezaron a crear una burbuja de ‘necesidades’ para los fashionistas que querían ir más allá de los patrones básicos. Mientras las máscaras sufrian una profunda escasez, RealReal tenía un aumento del 30% en las ventas de bufandas de seda como alternativa.

Pandemia transforma hábitos de compra

Durante los meses de verano, el tie-dye, las camisetas de tirantes y las sneakers crecieron en popularidad, con un aumento del 101% en el tie-dye y del 126% en las ventas de camisetas de tirantes. Igual el boom de la estética Brandy Melville tuvo algo que ver.

Las estadísticas finales de dicho informe reflejan como las ventas de Rolex y anillos de compromiso incrementaron en junio, un 32% y 45% respectivamente. Parece ser que los compradores están invirtiendo en piezas que puedan crecer en valor durante la próxima recesión. Que se prepare Depop.