READ IN: English

A medida que la identidad de género va ampliando sus fronteras y el club afincado en la heteronormatividad va saliendo de la cueva, la sociedad ve por fin el despertar de algunos asuntos hasta ahora vinculados a construcciones sociales. Hablamos sobre cómo la generación Z ha revolucionado la industria del makeup masculino.

La revolución del makeup masculino

Los datos lo corroboran: durante el confinamiento, las búsquedas de maquillaje masculino en Internet aumentaron un 80%. Y es que, la industria beauty para hombres se está haciendo de oro. Al mismo tiempo está desvirtuando un sector hasta ahora dedicado por y para la mujer.

Según un estudio llevado a cabo en EE.UU, alrededor del 1/3 de la población masculina menor de 45 años dijo que consideraría la posibilidad de probar el maquillaje. Ya no se trata de llevar un makeup excéntrico a lo Euphoria o POSE (que también), sino de normalizar mínimamente su uso. Como por ejemplo productos ‘más sutiles’ como bases o concealers.

Desde A$AP Rocky, Ghali, Pharrell, Lil Nas a blogueros de belleza como James Charles o diseñadores como Marc Jacobs, han ayudado a construir esa nueva concepción relacionada con el sector beauty masculino. Estos celebs han querido explorar las posibilidades de la belleza masculina a través de uñas de gel, sombras de ojos o eyeliner, haciendo subir el valor del sector del maquillaje masculino a 1.140 millones de dólares.

Lo interesante aquí sería aprovechar este auge para dejar de relacionar el maquillaje con la orientación sexual. Que los conceptos de feminidad y masculinidad son producto de una sociedad patriarcal, y que hay que hacer hincapié en redefinir lo que hasta ahora estaba asociado a todo ese imaginario obsoleto. Normalicemos ya el maquillaje masculino.