READ IN: English

El debut de Matthew M. Williams en Givenchy no ha dejado indiferente a nadie. Su visión del streetwear encuentra ahora la armonía en la casa de alta costura en la que ha dado un giro radical en concepto y espíritu. La colección ready-to-wear SS21 se lee completamente como un cambio entre esos códigos, ahora transformados en prendas elegantes y casuales con las que redefinir las pautas del street style.

El icónico uso del hardware del director creativo recorre la propuesta estival, así como la unión de distintas texturas en los materiales, que van desde el reptil hasta el volcán. El resultado construye un nuevo universo que orbita entre lo formal y lo casual; entre prendas elegantes en tonos champán a piezas industriales teñidas de pintura y ácido.

M. Williams ha esculpido diversas prendas y/o elementos que deberían posicionarse como obras de arte. Desde las redecillas del torso a las sastrerías de manga sci-fi. Desde el abrigo blanco transparente cubierto de oropel hasta los pantalones de color crema inspirados en los años 2000. Sin dejar en un segundo plano la blusa drapeada para el hombre que representa una nueva masculinidad.

DEL CLUB A LA PASARELA

Aquí la deconstrucción y las transparencias coexisten a la perfección con una serie de maxi-bolsos (algunos adornados con sus candados inspirados en París) en un mundo de referencias dispares. No se puede fijar una estimulación o inspiración concreta. “No soy una persona que diseña por temas. Se centra mucho en el producto. Mucho de ello es lo que yo usaría personalmente”, explicó Williams, añadiendo que hizo un viaje al archivo de Mcqueen para dar a luz a algunos tacones de aguja. También reconoció a Hubert de Givenchy como evidente inspiración para dar paso a la rigurosa sastrería.

La tribu de la moda de Matthew ha llegado así a Givenchy para actualizar la casa de lujo, manteniendo la elegancia y el status de su herencia. Desde luego, la noche en los clubs reviviría con esta rave textil.