READ IN: English

«I love you but I´ve chosen Versace«. Con esa frase Donatella Versace decidió comenzar su siempre esperado desfile y dio el pistoletazo de salida a todo su ejército de modelos para que comenzaran a deslizarse por el set rojo, diseñado para la ocasión, con las últimas novedades de la emblemática firma de lujo italiana, pertenecientes a la colección otoño/invierno 22.

Allí estaban todas las top models del momento, incluidas, por supuesto, sus queridas hermanas Hadid, Gigi y Bella (protagonistas de la última campaña), Vittoria Ceretti, Adut Aketch, Emily Ratajowsky y muchas más. Ninguna de ellas dijo que no a la icónica hermana de Gianni y se presentaron con actitud para convertirse en toda una chica Versace. 

A medida que transcurría el desfile, íbamos escuchando diferentes frases, pero si hubo una que se repitió en numerosas ocasiones esa fue «You´ve got this attitude, this attitude». Sí, esa característica de las tops que hemos destacado anteriormente es precisamente la principal característica que desprende esta colección, ACTITUD, ya que Donatella ha vuelto a patentar la figura de «superwoman» y sus curvas, pero dejando a un lado los icónicos prints de la firma y dando paso a una propuesta más madura caracterizada en su mayoría por prendas con hombros acentuados y cinturas marcadas por corsés y combinadas con leggings/pantalones en forma de bota con plataforma XL y tacón de aguja de vinilo. Además, la diseñadora ha confirmado con esta última línea que vuelven oficialmente las minifaldas (las suyas vienen en denim, tweed de bordes crudos y franela de rayas grises) y los trajes, ya que esta vez, a diferencia de las anteriores, estos últimos han sido los encargados de abrir el desfile.

Por otro lado y volviendo a una característica que mencionábamos antes, cuando nos referimos a una propuesta más madura es porque D.V. esta temporada ha decidido deshacerse, no para siempre, de las señas de identidad de la marca y dejar que las líneas sencillas se apoderen de ella, no hay más que ver las líneas sencillas de los abrigos de cuero o de raso, pertenecientes a su colección masculina, uno en rosa intenso y otro en azul eléctrico.

Algo está pasando en Versace, y seguro que este cambio tiene que ver con el giro que experimentó su colección masculina 2.0., dado que como pudimos leer en su comunicado, ambas representan un siguiente paso y un avance, no centrándose en lo singular, sino en la multiplicidad, la progresión y la diversidad, exactamente lo que veo que valora la nueva generación.





Newsletter