READ IN: English

En abril de este mismo año, científicos conseguían crear oxígeno en la superficie de Marte por primera vez. Ahora, el objetivo marcado consiste en construir bases sobre el planeta y para ello utilizarán materiales de lo más inusuales.

Tal y como confirma un estudio publicado en la revista Materials Today Bio, de base científica, las próximas bases asentadas en Marte podrían estar fabricadas con sangre, sudor y lágrimas de los propios astronautas -incluso se menciona el uso de la orina-.

Según una investigación encabezada por Aled D. Roberts, investigador en la Universidad de Manchester, estos materiales se complementarían de manera efectiva con las materias primas presentes en el planeta. De esta forma, se ahorrarían la mayoría de viajes entre la Tierra y el Planeta Rojo.

“El alto coste y el importante retraso asociado al envío de cargas útiles a la superficie marciana significa que la explotación de recursos in situ -incluyendo roca y polvo inorgánico- será una parte importante de cualquier misión tripulada al Planeta Rojo” afirman Roberts y su equipo. “Sin embargo, hay una fuente significativa, pero crónicamente ignorada, de recursos naturales que -por definición- también estará disponible en cualquier misión tripulada a Marte: la propia tripulación.”