READ IN: English

En medio de la actual pandemia de COVID-19, The Row de Mary-Kate y Ashley Olsen ha anunciado que está atravesando una grave crisis financiera. Como solución están pensando en deshacerse también de su línea de ropa de hombre.

Lo cierto es que The Row lleva mucho tiempo siendo financieramente inestable, incluso antes de la pandemia. Según fuentes cercanas, la compañía ha tenido que despedir a la mitad de su personal debido al coronavirus. Además, la etiqueta ha sido acusada de desigualdad racial ya que no tiene ningún empleado negro en su sede corporativa y tiene muy pocos empleados asiáticos.

WWD ha confirmado que Ashley está actuando ahora como CEO, mientras que Mary-Kate ha tomado la posición de directora creativa de la marca. Veremos qué sucede finalmente con la marca.