La oleada de marcas que están eliminando y reseteando su archivo en redes sociales está haciendo cuestionarnos el verdadero sentido detrás de esa enigmática estrategia. Todo empezó con el éxodo digital de Bottega Veneta, continuado por firmas como Kylie Cosmetics, Diesel o Balenciaga, que surfearon asimismo esa tendencia tecno-expresiva de reinvención. La sobrecarga de contenido en las redes en particular, y en internet en general, la impulsan un sinfín de marcas de moda y belleza al publicar cientos de posts semanales. Ya sea en Instagram, Tiktok o Twitter. Esa parecía ser la táctica que les guiaba: la adicción a la sobreestimulación y al scroll infinito, a pesar de su impacto en la salud mental de las generaciones del FOMO. El verdadero giro de guion llegó con el movimiento “going dark on social media”. Las marcas empezaron a experimentar y a reinventarse a través de ese arte: el de eliminar el contenido y/o cerrar sesión en sus plataformas. Pero, ¿cuál es la lógica detrás de todo eso?
La cadena de evasión en las redes
Bottega Veneta se encargó de romper el molde de las redes sociales, desactivando sus perfiles sociales a principios de año. Un camino por el que siguió avanzando Balenciaga, cuando decidió borrar esporádicamente su cuenta de Instagram. Kylie Cosmetics se unió asimismo al movimiento, evaporando todas sus publicaciones de IG previas a un gran cambio / rebranding anunciado.

READ IN: English

Debes acceder para ver éste contenido.Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros
Acceso ilimitado a todo el contenido de highxtar.com. Únete a nuestra comunidad.
1,00€/mes
Pago mensual
Renovación mensual, los meses que quieras
10,00€/año
Un pago anual
Renovación anual, solo un pago