READ IN: English

La Fashion Week de Londres será digital y de género neutro, fusionando los desfiles de moda femenina y masculina.

Simone Rocha SS20

La pandemia ha supuesto un verdadero desafío para los miembros de la industria de la moda. Las Semanas de la Moda se han suspendido, y multitud de lanzamientos y colecciones que ya estaban programados se han visto afectados. Frente a los tiempos difíciles, toca reinventarse. Por ejemplo, la Semana de la Moda de Tokio y Shanghái ha recurrido a plataformas digitales que acogían desfiles en vivo y showrooms virtuales.

El fashion-system está en un punto decisivo. Es ahora o nunca: toca cambiar de forma radical la estrategia y las dinámicas de actuación o morir ahogados. Es el turno de Londres. En el caso de UK, las divagaciones sobre cómo se afrontarán las próximas fashion weeks han ido desde la cancelación completa hasta la reprogramación para meses posteriores. Por fin se ha solucionado la duda.

KIKO KOSTADINOV LFW

El British Fashion Council acaba de anunciar que Londres va a fusionar los desfiles de mujer y los de hombre en una plataforma digital. “Es esencial mirar al futuro y abrazar la oportunidad de cambiar, colaborar e innovar”, dice Caroline Rush, directora ejecutiva de BFC. Se tratará de una Fashion Week de género neutro que se desarrollará por completo online, durante las fechas establecidas previamente para la LFWM. A partir del 12 de junio la plataforma estará abierta. Y lo mejor es que tendrá acceso todo el mundo que quiera asistir, por lo que se tratará de una fashion week totalmente democrática, sin VIPs ni exclusividades restringidas para cierto público.

Además, los diseñadores se comunicarán con el público a través de entrevistas, podcasts, seminarios online, etc, por lo que habrá un contacto directo e inmediato entre cada diseñador y su público. Esto permitirá también que los minoristas hagan ya sus pedidos de colecciones para Primavera/Verano 2021.

Sin duda, los tiempos de crisis están impulsando a una reinvención total en ciertos sectores que da la bienvenida a nuevas medidas que en muchas ocasiones son realmente favorables. Es posible que no seamos conscientes de hasta qué punto esta situación va a cambiar la forma en la que consumimos y nos integramos en ciertos sectores, como la moda.