READ IN: English

La demanda, conocida en internet como el “Batterygate”, se remonta a 2017. Por aquel entonces,  Apple admitió haber ralentizado los modelos de iPhone 6 y 7. Ahora, 3 años más tarde, los afectados pueden recibir una indemnización por lo sucedido.

Los clientes que compraron ciertos modelos de iPhone ya pueden reclamar dinero por dispositivo ralentizado como parte de un acuerdo de la compañía. El acuerdo, anunciado en marzo, se aplica a las personas que compraron los modelos del iPhone 6, 6 Plus, 6s, 6s Plus, 7, 7 Plus o SE antes del 21 de diciembre de 2017 y experimentaron problemas de rendimiento.

El formulario de reclamación puede hacerse online o por correo. Los posibles beneficiarios deberán proporcionar el número de serie del iPhone afectado, o utilizar una herramienta de búsqueda para encontrar el número de serie proporcionando el ID de Apple correspondiente del teléfono, el nombre y la dirección del domicilio.

A pesar de que Apple (@apple) tiene reservados fondos de 500 millones de euros para hacer frente a la oleada de casos de denunciantes, cada usuario tan solo recibirá unos 25 euros por dispositivo afectado. Algo es algo. La fecha límite para presentar las reclamaciones es el 6 de octubre de 2020.

Batterygate ¿falso mito de obsolescencia programada? Vosotros diréis.