READ IN: English

Las creaciones de Demna Gvasalia se convierten en cubos de cristal a través de la técnica del bubblegram. Las Track, X-Pander y Tyrex de Balenciaga flotan en las nuevas esculturas.

Balenciaga rompe, una vez más, con lo establecido. La nueva idea de Gvasalia ha sido ni más ni menos que convertir algunos de sus calzados más icónicos en verdaderas obras de arte coleccionables. A través de la técnica del bubblegum, se han creado esculturas de cristal que incluyen las siluetas de la marca en imágenes 3D. De esta forma, se plasma hasta el más mínimo detalle de los diseños seleccionados, dando la sensación de que el objeto flota dentro del cubo.

Esta técnica estuvo muy de moda a finales de los 90 y principios de los 2000, y todo apunta a que Balenciaga podría volver a ponerlos de moda -como hace con todo lo que rescata del pasado-.

Cada uno de los cubos de cristal cuesta 495€ y puedes conseguirlos a través de la tienda online o reservándolos en la boutique de Balenciaga más cercana.