READ IN: English

Miles de negocios han decidido no arriesgarse y han decidido protegerse por lo que pueda pasar cuando se conozcan los resultados de estas elecciones. Las marcas de lujo como Chanel, Louis Vuitton y Dior también han cerrado sus tiendas en Nueva York antes del día de las elecciones.

Ante la posibilidad de disturbios civiles y protestas similares a las que siguieron al asesinato de George Floyd, la gran mayoría de tiendas cerraron y tapiaron sus escaparates con tablas para evitar las redadas.

El presidente Donald Trump ya ha indicado que no va a aceptar el resultado de las elecciones — incluso antes de que se contaran todos los votos. Además, independientemente del resultado, ambas partes temen que las protestas que se produzcan al anunciar un ganador definitivo se vuelvan violentas.