READ IN: English

Mallorca Live Festival se consolidó como uno de los grandes festivales españoles con su quinta edición, una celebración que fue atrasada dos años con motivo de la pandemia, pero que congregó este fin de semana 72.000 asistentes en el Antiguo Aquapark de Calvià durante los días 24, 25 y 26 de junio.

Según anunció la organización, el público se repartió entre un 60% de asistentes procedentes de Baleares, un 30% de la Península y un 10% internacional. Cifras que, sumadas al incremento de público de esta edición, ratifican la apuesta del festival por atraer a un público nuevo y fomentar un turismo cultural y de calidad en Mallorca.

El festival lleva años siendo el evento cultural más importante de las Islas Baleares por su capacidad de convocatoria y por su propuesta artística. Este año, en su edición más internacional, en el cartel figuraban grandes nombres como Muse, Christina Aguilera, Franz Ferdinand, Justice, Editors, Metronomy, Cut Copy, Milky Chance, Supergrass o Temples.

También contó con algunas de las bandas nacionales más esperadas del año como C. Tangana, Izal, Kase.O Jazz Magnetism, Rigoberta Bandini, Guitarricadelafuente y Sen Senra; así como algunos de los mejores DJ del momento: Jamie xx, Jeff Mills, The Blessed Madonna, Ben Ufo o Max Cooper.

Algunas de las propuestas más destacadas así como las más prometedoras de la escena local balear tuvieron su hueco en el cartel. Se encargaron de abrir cada jornada, entre otros, Saïm, Amulet, Alanaire, Yoko Factor, Trigga o Bisuri i Els Mossos, ganadores del premio Mallorca Live del Concurso Pop Rock de Palma.

El esperado concierto de C. Tangana

En su primera jornada, el viernes 24 de junio, C. Tangana protagonizó el momento más esperado del festival, con una asistencia masiva de más de 27.000 personas. Las incidencias con la validación de pulseras antes de entrar al recinto y el atasco en la autopista de Andratx provocaron que parte del público no pudiera asistir al concierto de Rigoberta Bandini y mostrara su descontento en redes.

La despedida de Izal de su público mallorquín fue quizá el momento más emotivo del festival, solo a la altura del épico concierto de Kase.O Jazz Magnetism, que también anunció su retirada temporal de los escenarios, o la increíble sesión de Jamie xx, quien se incorporó al cartel tan sólo unos días antes debido a la anunciada ausencia de la DJ coreana Peggy Gou por motivos familiares.

Christina Aguilera y Franz Ferdinand, reina y reyes del sábado

La organización supo reaccionar al día siguiente reorganizando y aumentando efectivos en prevalidación, información y barras, de manera que la jornada transcurrió con normalidad. Christina Aguilera, que pasó toda la semana en Mallorca ensayando su gira, demostró con su show que sigue siendo una de las grandes divas del pop. Franz Ferdinand, en plena comunión con el público, trajeron la gira de celebración de su carrera a Mallorca e incendiaron el recinto con 90 minutos de hits sin descanso, convirtiéndose en los auténticos reyes del festival.

A Aguilera le precedieron las guitarras de tintes psicodélicos y gran estilo de Temples, en el que era su primer concierto desde marzo de 2020. Los británicos disfrutaron de volver a repasar su discografía con un sonido sobresaliente. Desde Australia llegaron Cut Copy para firmar el cierre del primer escenario a base de evocadoras melodías y sintetizadores. En el apartado electrónico, destacaron los live set de Cobblestone Jazz y Klick & Frik y, sobre todo, la sesión con la que cerró el día el mago Jeff Mills.

Muse cierra el festival por todo lo alto

La banda británica Muse actuó por primera vez en Baleares el domingo  –en la que fue su primera cita con festivales nacionales de este año– y ofreció un concierto apoteósico. Matt Bellamy y los suyos reventaron el Antiguo Aquapark de Calvià. Nunca se había visto un show así en las islas.

El primero de los platos fuertes del día fue el siempre especial directo de Guitarricadelafuente, y Metronomy firmaron uno de los mejores conciertos del fin de semana, metiéndose al público en el bolsillo con sus pegadizos ritmos. No se quedaron atrás el divertido show de los alemanes Milky Chance o la irresistiblemente seductora sesión dance de ritmos latinos de la mexicana Pahua.

Pero si había una banda que había causado expectación en la isla, esa era Justice. El dúo francés desplegó todo su arsenal electrónico para poner el broche de oro a esta quinta edición con un show marcado por unos juegos de luces hipnóticos. The Blessed Madonna cerró una noche mágica en la pista de baile del Mallorca Live.

Newsletter