READ IN: English

Y de repente «BOOM», la semana de la moda de Londres (versión masculina) está aquí y con ella, como siempre, las propuestas más vanguardistas y diferentes del fashion month. Una de las primeras en llamarnos la atención es la de la diseñadora británica Martine Rose, que por cierto ha vuelto a las pasarelas por primera vez tras la pandemia.

Si algo tiene Martine es que representa a la perfección el arquetipo de diseñadora londinense, ya que todo lo que crea tiene que ver con su ciudad. Pero no sólo eso, sino que también da a la moda masculina la importancia que se merece y que muchxs olvidan que tiene. Anyway, Rose está de vuelta y como dijo en el backstage echaba mucho de menos el realizar un show.

Éste se celebró en una sala poco iluminada, en forma de túnel, flanqueada por cortinas de látex, situada en el interior de los arcos de la estación de Vauxhallen, que en su día albergó Chariots, una de las saunas gay más conocidas de Londres. Los jadeos que sonaban de fondo fueron los encargados de dar el ok-ready para que los modelos comenzaran a desfilar.

Una vez pisaron la pasarela, como podemos ver en las imágenes, el oversize pasó a un segundo plano y dió paso a las prendas ajustadas al cuerpo (en la justa medida). Y ahora que mencionamos el cuerpo, es cierto que esta colección tiene mucho que ver con el deseo y el desenfreno; de ahí la aparición de cremalleras abiertas, vestidos remangados y otros detalles varios. 

¿Lo mejor de la primavera/verano 23 de Martine Rose? todas las prendas denim, las chaquetas deportivas y los trajes de concha con cremallera.

Echa un vistazo a las galería para descubrir la colección en su totalidad.

Newsletter