READ IN: English

La noche del domingo ocurrió una terrible tragedia. Un hombre con el uniforme de correos FedEx, abrió fuego en la casa de la jueza federal encargada del caso de Jeffrey Epstein. Su hijo Daniel, de tan solo 20 años, apareció muerto de un disparo mortal en el corazón. Su marido, el abogado Mark Anderl se encuentra grave en el hospital.

Tras el tiroteo de la noche del domingo, el FBI comenzó la búsqueda del presunto sospechoso de asesinato. Roy Den Hollander, abogado “antifeminista” de Nueva York apareció muerto en su casa horas después del ataque a la familia. En la casa del acusado encontraron artículos escritos por él y cargados de odio contra la jueza encargada del caso de Jeffrey Epstein, Esther Salas.

Den Hollander, quien fue diagnosticado de cáncer el pasado mes de enero. Algunas fuentes creen que al recibir la mala noticia, el abogado comenzó a tramar un plan para acabar con sus enemigos antes de morir.

El FBI investiga la posible relación con el asesinato del abogado Marc Angelucci, hallado muerto por heridas de balas en su domicilio al sur del California el pasado 11 de julio. Entre los escritos encontrados en la casa de Roy Den Hollander también se encuentra el nombre de la principal jueza de Nueva York, Janet DiFiore, la que se cree que podría haber sido su siguiente víctima.

Pero aún hay sospechas de que la muerte del hijo de la jueza Esther Salas pudo estar relacionada con la investigación de las cuentas bancarias de Jeffrey Epstein. Esther Salas había recibido el expediente sobre las demandas colectivas de los inversores de Deutsche Bank. Dichas demandas afirman que no se supervisó a los clientes que el banco consideró de alto riesgo como Jeffrey Epstein. 

Si te interesa el caso no puedes perderte el documental de Netflix, Jeffrey Epstein: Asquerosamente rico.