READ IN: English

¡Por fin! Eso es lo que muchxs pensaron al ver que la icónica casa de moda italiana Moschino, dirigida en los últimos tiempos por Jeremy Scott, se encontraba de nuevo en el calendario oficial de la Semana de la Moda de Milán (MFW), porque por si no lo sabías este último desfile supuso la vuelta de la firma a la ciudad.

Nadie quiso perderse la cita, ni un hueco libre en la localización de estilo industrial que escogieron, lo cual era de esperar ya que el show siempre es uno de los que más expectación y revuelo genera allá donde va.

Con un ejército de modelos capitaneados por Parker Van Noord y Fernando Lindez y poniéndose el mundo por montera por las piezas amarillas y negras que abrieron el desfile, fueron apareciendo poco a poco y con decisión los más de 50 looks que compusieron la propuesta de Primavera/Verano 23 que diseñó Jeremy.

La colección rinde homenaje a la obra icónica -y al enfoque iconoclasta– del difunto artista Tony Viramontes, que -si no lo conocías- era un ilustrador de moda, fotógrafo y visionario cuya disciplina tendía un puente entre los mundos de la alta costura y las celebrities. Además, Tony era un ser vivaz y camaleónico que combinaba la forma libre con el realismo, la dureza con lo camp y el atractivo comercial con la subversión inteligente.

En definitiva, Scott ha dejado clara la admiración que sentía por Tony y, sobre todo, por el movimiento del estilo Buffalo de los años 80 liderado por Ray Petri, ya que ha celebrado el legado del artista, incluyendo en la colección diferentes elementos que hacían referencia a él, como los motivos, los rostros y figuras que son réplicas de las piezas del polímata.

Más allá de todo esto, podemos encontrar entre las prendas de la colección varias camisetas y sudaderas, piezas de sastrería, blazers o abrigos animados por tratamientos de policromía, dotados de referencias a visajes abstractos, colores brillantes pero ligeramente apagados, garabatos llamativos y trazos expresivos cubren las formas emblemáticas de Moschino junto con nuevas siluetas que juegan con la longitud y la altura: desde pantalones largos a shorts, faldas plisadas a pareos o pantalones cónicos a otros más anchos. 

Para complementar todos estos looks utilizaron botas de combate, creando un lenguaje moderno y mixto.

¿Has tenido tiempo para ver el último show de Moschino? Si todavía no has podido no pasa nada, puedes verlo haciendo click aquí.

Newsletter