READ IN: English

Laura Pérez ( @laurappz ) | La colección fall-winter 18′ de Moschino es entrar en un universo paranormal de látex, dominatrixs y sado en el que Jeremy Scott inyecta anarquía y contradicción a través de prendas inspiradas en el punk de los 70.

Es la oda a la sexualidad en la que los outsiders de Jeremy recrean un escenario bondage y exhibicionista a raíz de una línea -sin género- de trajes de sastre. La colección otoño-invierno menswear 2018 se presentaba, así, en Milan Fashion Week, junto a la pre-colección femenina: el mix con el que Scott hackeaba los códigos de la pasarela y trasgredía las pautas de los inicios más clásicos de Moschino.

Moschino | FW18

En este nuevo mundo, el punk aparece como referencia explícita a través del uso de elementos como la tipografía de recortes con palabras como ‘Bone’, ‘Boy‘ o ‘Hot‘ aplicadas directamente a las prendas, las gabardinas con impresiones de imperdibles, cadenas o bombers. Por no hablar del juego anárquico y excéntrico en las costuras, prendas y tejidos que incluye en la totalidad de la colección.

Esta vez, los códigos de Moschino se movían por una línea unisex de capas superpuestas, asimetrías, estampados y gráficas que reversionaban de manera total los trajes de sastre iniciales/ tradicionales. Tomando como base una paleta de tonos oscuros, Scott introducía total looks random con estampados florales, impresiones de obras renacentistas y mujeres traslúcidas, así como transparencias que remarcaban ver la silueta de la mujer.

Moschino FW18

Los modelos conformaban una fantasía drag que combinaba tacones, plumas, maquillaje, tocados y gorros con cuernos, que -a su vez- perseguían el objetivo de eliminar los tabúes implícitos en el bussiness.

La influencia del bondage y el SM se identificaba en las prendas de cuero, charol y vinilo; pero, sobretodo, en accesorios y elementos eróticos como cadenas, corsés y arnés. Las botas infinitas de vinilo con cordones, las chaquetas con cola y las máscaras de latex acababan de configurar el universo dominatrix en el que Jeremy ha implicado toda su creatividad y más.