READ IN: English

Las diseñadoras suizas Cosima Gradient y Christa Bösch presentan su colección Ottolinger SS22 en la Semana de la moda de París. Construcción y deconstrucción son los principios que rigen esta firma con sede en Berlín y que la han convertido en un código de vestimenta para la generación-Z.

El espectáculo de Ottolinger SS22 comenzó con prendas que tenían una apariencia más underwear echas con algodón acanalado. Los tops, leggings, camisetas y calzoncillos incluían cortes que dejaban al descubierto la piel. Estos son los detalles que forman parte del imaginario creativo de la etiqueta y que han hecho que, algunos de sus looks, dominen redes sociales.

A partir de esas prendas que dejaban al descubierto la piel, que combinaba la estética de la ropa interior junto con matices de sportswear, se abrieron paso y presentaron un par de chaquetas denim desestructuradas de una sola manga. Además, una serie de vestidos de algodón con muchos tirantes, que revelaban de la misma manera que ocultaban, siguieron la colección.

Después de una breve transición hacia chaquetas a medida y vestidos de abrigo, el espectáculo concluyó con algunas piezas que incluían detalles con alambre que otorgaban un aire más futurista a la cápsula. La experimentación es siempre digna de aplaudir. Las últimos diseños estaban pensados más para la noche, por eso, destacaron el color negro y el metalizado.