READ IN: English

El 2020 sigue sin darnos un respiro. Ayer por la noche todos recibimos la peor noticia que nos podían dar: termina el show de las Kardashians. Después de 14 años y 20 temporadas, las Kardashians — y Jenners — se despiden de la serie reality más famosa de la historia.

En un post de Instagram, Kim Kardashian West (@kimkardashian) compartió una declaración firmada por ella, la matriarca de la familia Kris Jenner; las hermanas Kourtney Kardashian, Khloé Kardashian, Kylie Jenner y Kendall Jenner; el hermano Rob Kardashian; y el ex de Kourtney, Scott Disick.

“A nuestros increíbles fans, hemos tomado la difícil decisión como familia de decir adiós a Keeping up with the Kardashians. Después de 14 años, 20 temporadas, cientos de episodios y numerosos programas derivados, estamos más que agradecidos a todos los que nos han observado durante todos estos años, en los buenos y malos momentos”.

“Este programa nos hizo quienes somos y estaré por siempre en deuda con todos los que jugaron un papel en la formación de nuestras carreras y en el cambio de nuestras vidas para siempre”.

Lo cierto es que el anuncio de la noticia llega mientras Kanye West continúa su improbable candidatura a la presidencia de los Estados Unidos a la vez que recibe ayuda psicológica.

Kylie llegó a desaparecer del programa y del ojo público general un año para ocultar su embarazo. Kendall cada vez está más ausente, Kourtney también se alejó del programa para proteger su intimidad, Kim y Kanye quieren mantenerse al margen. Y, claro, así es imposible.

La serie, creada conjuntamente con Ryan Seacrest, se estrenó en 2006. Desde entonces, ha seguido a la famosa familia y los entresijos de su vida personal y profesional, incluyendo romances, rupturas, divorcios, nacimientos, el lanzamiento de múltiples negocios y la transición de Caitlyn Jenner. Pero, no nos pongamos tristes, que aun nos queda la última temporada que “se emitirá a principios del año que viene en 2021”.