READ IN: English

Probablemente todavía recuerdes lo sucedido en el Fyre Festival allá por 2017… Uno de los eventos más fraudulentos de los últimos años en cuanto a festivales. Billy McFarladand prometió a varios influencers el fin de semana de sus vidas. Spoiler: acabó mal. 

Resulta que algo parecido ha ocurrido en el Revolve Fest. Un evento organizado por la marca Revolve y cuyo acceso está restringido a aquellas personas que posean una invitación personal. ¿El objetivo? Convencer a los influencers de que cancelen sus planes de Coachella a través del envío gratis de ropa y contenido para Instagram, TikTok y resto de redes sociales.

Pero, a pesar de que las expectativas estaban por las nubes, el Revolve Fest resultó ser todo un fracaso. Muchos asistentes denunciaron públicamente a través de las redes sociales algunos ejemplos de la estafa. Desde colapsos en el aparcamiento hasta deshidrataciones y desmayos debido a la escasez de agua.

Averie Bishop, creadora e influencer en TikTok, compartió en su cuenta personal su propia visión del evento: «La única forma que tienes para llegar al festival es a través de las propias lanzaderas de Revolve. Sin embargo, estas no llegaban con demasiada frecuencia. La logística para llegar al festival estaba fuera de control.»

La fotógrafa y artista Madison Crowley compartió imágenes de la multitud que esperaba los autobuses. Y Hannah Kosh, una influencer con casi un millón de seguidores en TikTok, confirmó todas estas acusaciones en su cuenta.

Todos estos hechos repercuten negativamente a la imagen pública de Kendall Jenner, quien ya había participado en la campaña del Fyre Festival en 2017 y ahora formó parte de la promoción del Revolve Fest.





Newsletter