READ IN: English

El pasado 24 de diciembre, el YouTuber y ex snowboarder Trevor Jacob subió a su canal de YouTube el vídeo «I Crashed My Plane». Desde entonces, y en tan solo cuatro meses, el archivo ha conseguido acumular más de dos millones de visitas.

Una historia abrumadora que muestra las imágenes de un hombre que abandona su avión privado para estrellarse contra una ladera en California. «Estoy sobre las montañas y… tengo el motor apagado» asegura el ex olímpico en el vídeo momentos antes de lanzarse fuera de la cabina con un paracaídas y grabarse con un palo selfie. Tras varios minutos, aparecen los restos del avión y, después de horas de caminata, consigue ser rescatado por un grupo de agricultores.

Lo que podría ser un trágico accidente con final milagroso no es más que una super producción ideada por el propio creador de contenido. ¿El objetivo? Hacerse viral. Tras una investigación oficial llevada a cabo por la Administración Federal de Aviación (FAA), los resultados apuntan a que Jacob planeó estratégicamente la situación.

«Demostraste una falta de cuidado, juicio y responsabilidad al alegar saltar de un avión únicamente para poder grabar las imágenes del accidente» señala la FAA en un comunicado. «Estas acciones atroces e intencionadas en estas fechas indican que actualmente carece del grado de cuidado, juicio y responsabilidad que se requiere de un titular de certificado de piloto privado.»

Y hablando de redes sociales… ¿Sabes cuál es la nueva tendencia beauty de TikTok?

Newsletter