READ IN: English

Glenn Martens vuelve a agitar la escena con su colección experimental que poco tiene que hablar de la moda como negocio, si no como arte. En el marco menswear FW21, Y/Project ha desplegado una simbiosis andrógina entre ropa de hombre y mujer, conformando la propuesta más importante a día de hoy de la firma conceptual.

Como marca, Y/Project está completamente en contra de la industria tal y como es hoy; pero seguimos creciendo, así que estoy seguro de que hay mucha gente que también está en contra”, expresa Marten.

La temporada otoño-invierno 2021 de la casa parisina muestra 64 looks con hilos metálicos integrados directamente en el tejido. Ese es precisamente el núcleo de la narrativa. Permiten al usuario retorcer, girar o doblar las prendas en un proceso de customización eterna. Se trata de una técnica que Martens ya incluyó en la temporada AW17, y que convierte las camisas oversize o los vestidos de ópera en piezas ultra-versátiles.

El juego asimétrico recorre la propuesta: desde bombers con superposiciones, trenchs con volúmenes, camisas retorcidas y congeladas o pantalones desmontables. Las prendas parecen haberse suspendido en el tiempo para siempre.

La colección está vinculada a la actual colaboración de la marca con Canada Goose, que esta temporada incluye una capa de lluvia tipo couture. Cerrando la entrega anárquica, encontramos suéteres de punto con tres cuellos, chándales tecnológicos deformados o unas mules Cinderella transparentes, que aportan el toque escapista a este universo subversivo.

www.yproject.fr