READ IN: English

Según una encuesta realizada por la BBC, el 50% de las mujeres cuya edad oscila entre los 18 y los 44 años, aseguran haber sufrido al menos un tipo de coacción reproductiva.

Este tipo de actividad, formalmente conocida como coacción reproductiva, consiste en eliminar cualquier tipo de autonomía a la pareja para tomar decisiones sobre el embarazo, la anticoncepción y el sexo.  Existen diferentes variables que van desde la presión a mantener relaciones sexuales sin anticonceptivos hasta la retirada del preservativo en medio del acto (lo que viene siendo una violación, vamos).

Esta última técnica, conocida formalmente como stealthing, se considera abuso sexual en España. La nueva ley que se promueve desde Igualdad, busca endurecer este tipo de actos con penas mucho más duras, considerándolos agresiones sexuales. Irene Montero, ministra de Igualdad, sacó el tema a debate tras la polémica generada por el tiktoker Naim Darrechi, quien presumió sobre cómo engañaba a las mujeres para mantener relaciones sexuales sin preservativo.

¿Pero qué diferencia hay entre abuso y agresión? La violencia. Si no existen indicios de violencia o intimidación, estaríamos hablando de abuso.

Durante el pasado mes de enero, el Congreso reactivó la tramitación de la ley conocida como Solo Sí Es Sí, que reformará la tipificación de los delitos sexuales.

Newsletter