READ IN: English

El sello de la capital sueca ha presentado su colección Fall Winter 2020 inspirándose en el período de madurez de los jóvenes adultos. Esta confusa etapa de la vida se refleja a través de una colección de uniformes autoritarios, con chaquetas de traje deconstruídas y sastrería de vanguardia.

La idea de la rebelión juvenil toma protagonismo en el uso de la tela vaquera desgastada, así como en las botas con pistas de freno dibujadas a mano, las prendas de punto con un cráneo y huesos cruzados o las camisetas impresas.

Hablando sobre el origen de su inspiración, el director creativo Christopher Nying explicó que “tu visión del mundo cambia cuando te das cuenta de que no es tan indulgente como pensabas que sería. La comprensión puede venir a través de la influencia de los hermanos mayores o de las impresiones eternas después de ver tu primera película de terror o de fantasía. Después de que esa puerta se ha abierto, las cosas nunca vuelven a ser las mismas y empiezas a experimentar nuevas emociones y a alcanzar un nuevo entendimiento. La zona gris entre la ingenuidad juvenil y la edad adulta es interesante, porque todo sigue sin definirse y encontrar su lugar. Y tu estás tratando de encontrar tu propio lugar al mismo tiempo.”

La intención de expresar este desconcierto se sirve de la aparición de un niño-modelo que parece haberse miniaturizado mientras se sitúa en un mundo de adultos, como el de la moda.

Christopher Nying se centra en los pilares de la marca y revisa algunas de sus formas clásicas con giros inesperados o estacionales. Los motivos pintados a mano en las botas más vendidas de la marca asintieron a la pendiente resbaladiza que todos atravesamos al intentar navegar en la adolescencia.

Apodada “Violencia Artificial”, la colección incorpora metáforas con la imagen de una muñeca con una máscara, una inquietante evocación de la belleza. Por suerte, otras piezas son más optimistas. Our Legacy trabaja para que sus clientes se vistan con fluidez: los hombres adoptan chaquetas de cuero ajustadas diseñadas para mujeres mientras que éstas se ponen la camisa de los hombres, superpuesta en capas, dando a sus botas de hombre un poco de tacón extra. “Es como usar pijamas y caminar dormido”.