READ IN: English

El festival de arte experimental y música electrónica L.E.V. celebró por primera vez una edición en la capital desde el 17 hasta el 20 de octubre. En HIGHXTAR. lo vivimos en primera persona. Así fue la experiencia.

LEV

L.E.V. 2019 | Matadero Madrid

La vanguardia de la creatividad digital contemporánea inundó diferentes naves del Matadero de Madrid en octubre a través de un conjunto de piezas que orbitaban entre el cine, el arte, la tecnología, el videojuego, el pensamiento y la realidad virtual. VORTEX fue el punto fuerte. Un proyecto que exploraba nuestra identidad digital y nos hacía reflexionar sobre nuestras implicaciones con el mundo virtual.

Nos sumergimos en la escena punk setentera con el diario de Lupe, rendimos tributo a la Bauhaus a golpe de realidad virtual y acompañamos a Gloomy Eyes en sus aventuras zombies. También disfrutamos de la experiencia inmersiva VR de #Alphaloop y del poético imaginario de Alicia, el personaje de Carroll. Todo ello y más tuvo lugar en la Nave 0, que se encargó de marcar un punto de inflexión y prepararnos para otros momentos estelares dentro de una atmósfera audiovisual inaudita.

LEV

El viernes, la alquimista de pop Aïsha Devi nos removió los sentidos demostrando que las expectativas que teníamos de su actuación estaban muy por debajo de lo que nos esperaba. También Kurokawa, Plaid o el live de Djrum, entre otros, configuraron una simbiosis apasionante que presumía de multidisciplinariedad y destilaba vanguardia.

LEV

Ni siquiera la lluvia fue capaz de romper esa atmósfera. Con Mr. Mitch nos empapamos y nos dio igual: mojarnos no era más que un aliciente para poner todos nuestros sentidos en marcha de un modo al que pocas veces tenemos acceso. Sega Bodega de NUXXE, Nkisi o Emptyset fueron otros top-class que se encargaron de hacernos flotar el sábado a base de beats.

LEV

Cerramos la semana con Kelly Moran, Francisco López y el siempre al alza Alessandro Cortini con su nuevo álbum Volume Massimo, entre otros. Y nos despedimos del festival L.E.V. (@levfestival) por este año, con una edición que apostó más por el techno y menos por un ambient chill con respecto a la de Gijón.