READ IN: English

¿Sabíamos que Glenn Martens era el rey de la moda experimental? Sí, lleva años demostrándolo en Y/PROJECT. ¿Sabíamos que maneja el denim como nadie? Por supuesto, y lo ha vuelto a hacer. El diseñador regresa con su dictadura -bendita dictadura- del denim en el último show de Diesel.

Pero esta temporada la marca ha ido mucho más allá de la experimentación. Diesel ha hecho historia en la Semana de la Moda de Milán con un show abierto al público y la estructura hinchable más grande del mundo. Un paso más hacia la democratización de la moda y un puesto en el Guinness World Records.

Este año el Allianz Cloud no solo ha acogido a periodistas, celebrities y profesionales del mundo de la moda. Glenn Martens ha abierto el desfile a fashion lovers que, registrándose en línea, pudieron obtener una entrada para el show. «Quería abrir Diesel al público, para personas que tal vez nunca hayan estado en un desfile de moda antes. Merecen un espectáculo. Es lo que creo sobre la moda y el estado de ánimo: todo el mundo puede ser parte de Diesel», dice Glenn Martens.

El denim, sello por excelencia de Diesel y Martens, ha invadido la propuesta para su SS23. El tejido da vida a un sinfín de piezas diferentes, desde prêt-a-porter como pantalones y vestidos, a piezas de alta costura con fuerte personalidad como abrigos voluminosos y chaquetas estilizadas.

Las técnicas aplicadas en el tejido vaquero también han sido muy variadas en cada pieza: bordado devoré, vaquero solarizado…También hay mezclilla que se ha unido con una capa de algodón y luego se ha lavado con ácido, revelando el denim una vez más. Incluso se ha utilizado el denim para crear piezas trampantojo que hemos podido ver en otras temporadas de la marca.

Continuando con la experimentación y el juego de tejidos, Glenn Martens no se conforma con el tejido vaquero, sino que en la segunda parte del desfile da paso sobre todo a piezas de cuero, intercaladas con conjuntos de satén o algodón. ¿La prenda más especial? Un abrigo hecho totalmente de más de 15.000 etiquetas Diesel rasgadas.

Los accesorios tampoco nos han dejado indiferentes. Los tacones de mezclilla aparecen con bolsillos utilitarios, mientras que las botas están terminadas con una D metálica. El icónico 1DR de la firma aparece en medio o micro tamaño, con piedras incrustadas o en estilo metalizado. El modelo D-Vina-M X también aparece con detalles brillantes o se reinventan con una D moldeada.

La democracia Diesel o la bendita dictadura del denim ante un público de casi 5.000 espectadores no es más que el comienzo de una nueva manera de hacer moda en siglo XXI. Una moda más accesible o, como poco, más cercana a todo aquel que es amante del fashion world.





Newsletter